Lo que pienso

Amos Oz


Una de mis secciones favoritas de la revista National Geographic es la entrevista. Ahora en septiembre le tocó a Amos Oz, un escritor israelita que se define como un activista pacífico en el conflicto entre Israel y Palestina. En lo personal siempre me ha parecido que dicho conflicto es eterno y sin solución, pues es en gran parte un conflicto religioso y basado en un odio racista que comienza a cultivarse en palestinos e israelitas desde que son apenas niños.
Amos se crió en ese ambiente de odio, pero como el dice, lo que lo salvó fue su imaginación, la sencilla pregunta “¿qué pasaría si yo fuera él, si yo fuera ella?”. Y entonces no tardó mucho en descubrir que compartia con el enemigo muchas cosas, que no eran tan distintos después de todo y que el mundo no podía describirse en algo tan tajante como el blanco y negro.

“La identidad no es mas que una prenda, uno se puede imaginar con una prenda diferente, incluso si nunca se llega a utilizar. Pero si se piensa que la identidad es la piel y que el mundo esta dividido entre lo que está dentro de la piel y, por tanto es bueno, y lo que está fuera de la piel y, por lo tanto es hostil, entonces es probable que uno se contagie del virus del fanatismo.”

“El mundo exterior era hostil, injusto, egoísta, y después estábamos nosotros: asilados, pocos, heroicos y perfectamente justos. Era exactamente el mundo que se representaba en las peliculas que mis amigos y yo veíamos en los cines de Jerusalén, los filmes del Oeste, de delitos, de acción. En esas películas el mundo se dividía claramente en buenos y malos. Era un mundo idealista; la causa justa siempre ganaba al final.”

Amos no va a acabar con el conflicto y menos cuando este se aviva día tras día. Es como yo que me trato de poner mi granito de arena para hacer de este un mundo mejor, pero por dentro me siento que el desastre es inevitable. Pero entonces ¿por qué seguir y cómo conservar la razón y la empatía? Amos concluye:

“¿Qué más puedo hacer? ¿Desesperarme? ¿Migrar? ¿Convertirme? Yo voy como el médico de pueblo con su maletín, de una cabaña a la otra, tratando de ayudar al paciente. Aliviar el dolor, si no curarlo. Ofrecer alivio, si no medicina. O alguna medicina, si no la cura. ¿Qué cosa puede hacer un ser humano decente?”

Espero en breve leer alguno de sus libros que me han parecido interesantes y que afortunadamente hay varios en español del él.

Estándar

One thought on “Amos Oz

  1. Pingback: Una pantera en el sótano « Blagora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s