My life

Nadando en aguas heladas


Sábado 7:00 am, suena el despertador indicando que es hora de tomar mi licuado antes de ir a nadar, pero el frio se siente a cada centimetro cúbico de mi habitación y el día nublado no parece nada alentador. Después de pensarlo poco digo: “Hoy no voy a nadar, el dia no lo amerita” y me vuelvo a acurrucar en mi cama.
9:00 am, me despierto y veo que ahora el día luce completamente soleado. “Tonto, debiste haberte levantado”. Me paro como resortito y en pocos minutos me alisto y salgo corriendo para ir a nadar. En el camino, a fin de sustituir el bendito licuado me compro dos chocolates, que “pa’ hacer calor”.
9:15 am, llego a la alberca y está vacía, aunque soleado, el aire no ha dejado de soplar. Me encuentro solo a los maestros que me advierten que el agua está “mas fría de lo normal” y me dejan tomar la decisión de meterme. Me digo: “Aunque sea dos vueltas, total que más da”. Ya con todo el traje digno de la ocasión me comienzo a meter poco a poco. El cuerpo comienza a sentir miles de cosquillitas, no costiquillitas no, piquetes, diminutos pero al fin piquetes. “Debo darme prisa” y comienzo con los primeros 50 metros, al meter la cara siento que me arde ligeramente, “Maldito Jack, con razón se quedó más tieso que mi abuela cuando se hundió el Titanic a medianoche en el Atlántico”.
9:30 am, un valiente compañero se anima a hacerme compañia (para esos momentos soy el único nadando en la alberca, por fin toda para mi solito). No se las hago cansada, apenas completó dos vueltas y vámonos. Por cierto, me pregunta: “¿Esto no hará daño?”, yo le digo que no tengo ni la mas remota idea. Sigo con la rutina asignada para el día: 400 m de croll pa calentar, luego 10 vueltas (1 km) con 25m de mariposa, 25m dorso, 25m brazada de pecho y patada de mariposa y 25m de croll (todos estos con aletas), luego los ultimos 600 metros los completo haciendo 2 rutinas de 300 m de croll, gran total: 2 km. Para la mitad del recorrido me he “aclimatado” y me siento como pez en el agua.
10:40 am, termino los 2km y el profesor me da la señal de que hemos acabado, ahora si no le digo que no dos veces y me salgo. Cuando salgo de inmediato comienzo a sentir frío, empiezo a sospechar (cosas de química y física elemental) que tengo el cuerpo helado, el problema es que no puedo corroborarlo porque por más que lo toco con las manos ¡mis manos no sienten nada! Cuando me seco con la toalla me doy cuento de lo helado porque al frotarla me empieza a arder un poco la piel. Me visto rápidamente y siento algo jamás experimentado antes: ¡mi cuerpo está más frío que el ambiente y la ropa! Es un efecto curioso sentir que tu ropa está calientita y tu desde lo profundo de tu cuerpo estás desprendiendo frío. Me acerco al espejo y percibo que la piel de mi cara luce un poco quemada, pero ahora no fue el sol, sino el agua helada.
10:50 am, salgo y me despido del profesor, “tienes las manos heladas” me dice y luego me sugiere que llegue y me de un buen baño con agua caliente. Regreso a mi casa muy satisfecho de la experiencia, pensando que quizá los chocolates al final me ayudaron en algo, luego me pregunto si otro día lo voy a volver a hacer; sobre todo porque ya se viene la temporada de frío y a una de dos: o me voy preparando física y sobre todo mentalmente para lo que me espera los próximos meses o me voy buscando otra alberquita techada y con calderas encendidas que me ayuda a continuar con mis clases este invierno.

Ya varios me han dicho loco por semejante atrevimiento, pero pues no he hecho nada extraodinario si pensamos que en algunos países nadar en aguas frías es un deporte que lo acostumbran hasta gente mayor (desconozco cuantos se mueren de eso). A mi me ha parecido increíble que mi cuerpo pueda reaccionar de dicha manera y adaptarse.
Finalmente les dejo este artículo de Lewis Gordon Pugh que efectivemente nada en aguas heladas.

Estándar

One thought on “Nadando en aguas heladas

  1. MARCELO CHAVEZ dice:

    Interesante tu experiencia!, yo soy de Bolivia y soy un afisionado al nado profesional. y estoy planeando nadar en el lago titicaca a 3810 msnm, la temperatura del agua es alrededor de los 10 grados centigrados.

    para ambientarme fui a parcticar a orillas del lago, pero para sopresa mia, al meterme al agua, a los 10 minutos senti un dolor en la cabeza a causa del frio, y al salir despues de unos 20 minutos, sali mareado (talvez por las oleadas del lago…, nose!), pero lo que mas me asombro fue que me dolio los oidos como almenos una media hora mas.

    Nose si deba animarme a cruzar el estrecho que tiene este lago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s