My life

Crónica de una renuncia anunciada – Primera parte


En septiembre del 2003 comencé a trabajar para Sinersys, una consultoria que me asignó a un projecto con Sodexho. Ahi permanecí poco más de 3 años y medio. Al principio el trabajo me pareció excelente, pues aunque Sodexho siempre fue un cliente dificil y fastidioso, la buena comunicación que existía en aquel entonces en la consultoría ayudó mucho a hacer frente a los problemas.

Desgraciadamente eso cambió y ya para el 2006 los problemas con el cliente, la monotonía del trabajo y la falta de apoyo de la consultoría empezaban a desesperarme cada día. Lo único que me salvó en ese tiempo fue que comencé a tomar cursos de certificación de Java que hicieron la vida un poco más llevadera. Sin embargo, para principios de 2007 mi estancia en Sodexho me estaba llevando al carajo. Luego de un proyecto cansadisimo y desgastante, de promesas sin cumplir y de poco apoyo de la consultoria, mi fastidio era tal que presentía que el día menos pensado iba a estallar y eso me preocupaba. Mi forma de ver las cosas ya no era sana asi que yo no veía otra solución mas que ser transferido a otro proyecto.

Despues de mucha insistencia, mi salida de Sodexho se hizo realidad por ahi de abril de 2007. Pero lo mío también era plan con maña. Los problemas en Sodexho eran culpa del cliente y la consultoria, pero lo que yo realmente quería saber era quién estaba en realidad contribuyendo más al problema y si de verdad tendría futuro si continuaba en la consultoria. Yo ya sospechaba sobre algunas cosas que no terminaban de convencerme respecto a la consultoría asi que si estando en la oficina u otro proyecto la historia se repetía, en definitiva algo se estaba haciendo mal en la consultoria y tendría que plantearme si estaba dispuesto a invertir más años ahi.

En la oficina, descubrí que no habia muchos proyectos, se me había comentado que me querían para unos en Silicon Valley, pero gracias a “un pajarito” descubrí que aún no se tenía nada concreto. En vista de la calma, solicité tres semanas de vacaciones sin paga, esperando que les diera tiempo de que saliera algo (por cierto, eso me permitió asistir a los Sun Tech Days). Cuando regresé, descubrí que poco o nada se habia hecho para asignarme a un nuevo proyecto y casi para entretenerme se me asignó a checar algunas cosas con .NET. Luego me asignaron a un proyecto para el omitieron un pequeño detalle… investigar lo que ya habia en el mercado, y ohh sorpresa!, el mercado ya vendía una solución mejor y más barata. Cuando yo descubrí eso, vi que tampoco era un proyecto que tuviera mucho sentido a no ser que de plano realmente ofrecieramos un producto mucho mejor, cosa que no iba a suceder (ya saben que primero se asignan tiempos y luego se ve con los programadores si eran buenos o no). Así que mis sospechas respecto a la consultoría se estaban confirmando. No podía esperar mucho crecimiento y si este se daba, al menos sería muy lento.

Por ahi de julio de 2007 Antonio, el director de la consultoria, me abordó para proponerme que me integrara a un proyecto en Santa Fe. Esto era la señal más que obvia de que tenía que salir de ahi, el pretexto perfecto para asegurar mi boleto de salida sin reclamaciones, la gota que estaba esperando para que el vaso acabara por derramarse …

Continuará …

Estándar

2 thoughts on “Crónica de una renuncia anunciada – Primera parte

  1. Pingback: Crónica de una renuncia anunciada – Segunda parte « Blagora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s