Ciencia y tecnología

Inteligencia colectiva e Ignorancia colectiva (Primera parte)


Hormigas
Observe una hormiga intentando hacer algo sola, su ineptitud es impresionante[…] Las hormigas no son listas. Las colonias de hormigas, sí.
Bióloga Deborah M. Gordon
Universidad de Stanford

En Julio de 2007 National Geographic abordó este tema en su revista (aqui en inglés) y desde entonces me quedé con ganas de comentarlo. Como son varias ideas, decidí hacer dos entradas al respecto. Esta es la primera.

Pensemos en las colonias de abejas, termitas y hormigas, en los cardúmenes de peces y en las parvadas de aves. Siempre hemos aludido ellos para hablar de la inteligencia. Lo curioso es que no es producto de un simple individuo, si la acción de todos lo que permite ese comportamiento complejo. Los cientificos distinguen en esta inteligencia un sistema con dos aspectos distintivos: son descentralizados, es decir nadie está al mando y autoorganizados, individuos que siguen un conjunto de reglas simples para interaccionar entre si. El resultado es una inteligencia sumamente efectiva, como lo demuestran estos conjuntos de animales y lo que logran, sea complejas estructuras como hogares, viajar en conjunto sin chocar unos con otros o recolectar eficientemense su alimento.

¿Cómo sabe una colonia de hormigas cuantas obreras salen cada dia para recoger alimento? ¿Si el hormiguero se dañó, quién define cuántas van a repararlo y cuántas recolectan alimento? La respuesta es: nadie. Pero Gordon propone una teoría donde entran en juego el tacto y el olfato de las hormigas y la frecuencia con que interaccionan con sus compañeras para dar solución a este tipo de cuestiones. Por ejemplo, si las hormigas recolectoras regresan con mayor frecuencia con comida, esto pudiera ser un indicativo a sus compañeras de que el alimento se encuentra cerca y entonces apoyar de de alguna manera. Lo interesante de este forma de actuar es que las decisiones se toman sin tener un conocimiento total del sistema, sino solo una parte como información local. El resultado curiosa y sorprendentemente es que el sistema subsiste y parece hacerlo de la mejor forma.

Ahora pensemos en la sociedad humana, también podemos vernos como un conjunto de organismos interactuando. Los investigadores encuentran comportamiento similares de cooperación en diversas situaciones tan cotidianas que con frecuencia ignoramos. Por ejemplo, cuando algunos comienzan a aplaudir en un estadio y de repente todos los presentes se unen a los aplausos.

Inspirados en estos descubrimientos, algunos ingenieros han puesto a prueba simulaciones algunos modelos con resultados exitosos. American Air Liquide, una empresa que elabora gases de uso médico e industrial, con la ayuda de NuTech Solutions, compañia especializada en I.A., desarrollaron algoritmos basados en el comportamiento de las hormigas para determinar el movimiento de los camioneros en sus rutas de entrega. Algunos resultados parecían poco lógicos pues indicaban que los choferes tenían que recoger sus cargamento no en la planta más cercana, sino en la que tuviera el precio más bajo. Según los dueños de la empresa, los ahorros han sido increíbles.

Desde los numerosos ejércitos computarizados de criaturas luchando independientemente en una película del “Señor de los Anillos” hasta proyectos de la NASA para realizar mapas planetarios con cientos de simples robots, la Inteligencia colectiva, inteligencia grupal o “swarm intelligence” en inglés parece tener múltiples aplicaciones e ideas prometedoras.

Pero no tenemos que esperar mucho para poner a trabajar esta inteligencia. De hecho quizá desde muchos años como seres humanos ya hemos venido ocupándola dia tras dia y aún podemos explotarla más. Según James Surowiecki, escritor de estos temas, los equipos de gente trabajando (sean inversionistas, científicos o niños) pueden ser grupos inteligentes, si sus miebros son diversos, de mente independiente y utilizan mecanismos como el voto, las subastas o los promedios para tomar una decisión colectiva.

Curiosamente parece que dichoso hombre “sapiens” con su egoísmo, lucha por el poder o simple falta de interés hace menos por que esta inteligencia funcione a favor de la humanidad y se encamina a algo que le llamo “Ignorancia colectiva”.

En cierta ocasión, escuchando la radio, un investigador, cuyo nombre olvidé, hablaba la juventud de nuestros dias y cómo su actitud de desinterés por lo que sucede a su alrededor le está saliendo caro a la sociedad. Decimos, “les vale lo que yo haga”, pero ignoramos que “lo que hacemos” les afecta a los demás y al final también nos afecta a nosotros. Y bueno, creo que la Ciudad de México es el ejemplo perfecto para eso. O acaso ¿no te has dado cuenta de la cantidad de personas que transitan creyendo que el mundo solo existe y fue creado para ellos? Si no lo habias notado, quizá es porque tu eres precisamente una de esas personitas.

Con frecuencia caminas por la calle topandote con una pareja o sencillamente amigos que van bloqueando la acera. No les cuesta nada ceder el paso, pero ups, ni siquiera se han dado cuenta que detrás hay gente que les sigue. Lo mismo en escaleras electricas. He visto escenas del metro de Japón donde los nipones que no llevan prisa se ponen de un lado de la escalera electrica mientras suben tranquilamente y el otro lado lo ceden por si alguien tiene o quiere subir más rápido. Pero aqui en nuestro metro mejor ni hablamos porque me ha tocado ver personitas, hombres y mujeres, gandallas que no pueden ceder el paso ni porque vean a la persona que lleva prisa (si acaso la ven). Y ustedes podrán añadir mas ejemplos o bien rebatir los mios. El punto es ¿le estamos sacando provecho a vivir en sociedad? Dejemos de pensar en individuos y veamonos ahora como miembros de una colectividad. Nos daremos cuenta que con frecuencia nos sacamos mucho partido de esa inteligencia grupal.

Asi que la próxima vez que salgamos a la calle, seamos más concientes de lo que implica vivir en sociedad. Alguna vez Jesús dijo: “hagamos a otros lo que queremos que ellos nos hagan”. Es una regla simple que como individuos podemos cada uno seguir y creo que sería tan efectiva como para generar una poderosa Inteligencia colectiva. Ya sé que todos estamos esperando a que sea el otro el que de el primero paso para cambiar, pero aunque hay mucha maldad, tengamos un poco de fe en ayudar a quien podamos con cosas prácticas. No esperemos mucho de la gente o solo conseguiremos decepcionarnos.

Desgraciadamente también hay que aceptar que no todos lo van a hacer y por tanto habrá que siempre estar pensando y previendo no solo lo que tu, sino lo que las personitas de al lado que se cargan una ignorancia fatal tampoco previeron. Y es aqui donde mi idea brinca a otra. La de cómo sacar provecho de la inevitable Ignorancia colectiva. Pero de eso, hablaré en la segunda parte.

Estándar

8 thoughts on “Inteligencia colectiva e Ignorancia colectiva (Primera parte)

  1. me gusta mucho tu blog, yalo puse en mi reader.
    llegue a el de una manera curiosa , estaba buscando algo sobre el concepto japones de amae y aprecio algo en tu blog, ceo q fue asi , con un link a kirainet, y me causo gracia ya q yo habia leido al respecto en kirainet, como sea
    un placer leerte

  2. Excelente entrada! Ojala pusiéramos mas en practica esto. Otro ejemplo seria en el trabajo, o no les paso que recién llegaron y por desinterés, o envidia o lo que fuese, nadie les dijo como funcionaban las cosas.
    Yo creo que esto nos paso a todos en algún momento, obviamente como Empresa los resultados mejorarían mucho, pero lamentablemente muchos piensan como empleados y no como parte de un todo.
    Saludos… y nuevamente felicidades…

  3. rayiceman dice:

    Gracias por sus comentarios

    fash, efectivamente yo supe de amae por kirai. Como el tema me interesó, acabé comprando un libro que el recomendaba y pues de ahi surgió la entrada.

    Estimadísimo Buho, ya pensando un poco más en el tema también me parece que las aplicaciones y ejemplos aparecen en todos lados, como comentas en el trabajo. De hecho, otra cualidad de estos sistemas, que por cierto omití, es que por mas simples que sean, la comunicación es efectiva. Las hormigas se comunicación frotando antenas y captando aromas, nosotros podemos hablar (y creo que nos comunicamos de muchas otras formas) pero si esa comunicación no resulta efectiva, como sucede en muchisimos trabajos, pues los problemas no se hacen esperar. Saludos

  4. lino torres dice:

    Saludos

    Tengo varios puntos que quisiera comentar acera de este escrito,

    El primero de ellos, solo haces alusión al que busca el poder y no mencionas aquellos que seden el poder, aquellos que se someten. ¿Qué pasa con ellos?
    Ahora lo que mencionas de la diferencia entre los que tienen o no tienen prisa, ¿Por qué la prisa?, ¿Por qué parece que ahora todos tienen prisa? Y todos van corriendo, ¿los que van corriendo tienen preferencia? ¿Por qué?
    Estoy de acuerdo con la colectividad pero tal como lo mencionas, es una colectividad que diluye lo individual, lo diferente, es un discurso un tanto capitalista en donde cada persona se convierte en un engrane, una pieza “del sistema” y que cuando ya no es útil se desecha. Bueno eso es lo que yo percibo de lo que escribes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s