Curiosidades, My life

Encuentro cercanos del n-ésimo tipo


Un desconocido se te acerca y pega su cuerpo junto al tuyo. Te acorrala y te oprime con dureza, están frente a frente, poco puedes hacer para evitar su cara. Esta tan cerca que sientes su respiración, percibes el olor de su cuerpo, su calor. De pronto su mano se desliza tocando la tuya mientras tu te esfuerzas por retirala. Poco puedes hacer. Detrás de ti otro desconocido también te va rozando.

¿Quién en su sano juicio lo permitiría?

Seguramente nadie toleraria que un desconocido hiciera esto. Sin embargo, esto es lo que técnicamente hablando ocurre con cualquiera que se sube a los medios de transporte de la Ciudad de Mexico a horas pico y supongo que también de otro lugar. Y no nos queda de otra mas que tolerarlo y hacer una luchita extra por conservar nuestro espacio. A veces cuando viajo y el contacto es inevitable me pongo a pensar que en cualquier otra circunstancia dicha situación sería improbable, rara, obscena, escandalosa. Pero aqui no nos queda de otra mas que disimular nuestro disgusto (aunque estoy seguro que no son pocos ni pocas los que lo disfrutan).

El metro ha sido mi medio de transporte por muchos años y a lo largo de ese tiempo me ha tocado vivir y experimentar vaya cantidad de cosas para sorprenderse. Mi mente se remota a la época de estudiante cuando viajaba de Indios Verdes a Popotla para llegar barriéndome a la Bátiz a las 7:00am. Con el metro repleto y yo un estudiante cargando una mochila como para campamento (por un año cargando mi regla T de dibujo técnico) pronto me vi obligado a desarrollar técnicas de supervivencia como estas. Los apretones eran cosa de todos los dias, recuerdo un dia que el metro iba a reventar y de pronto quedé frente a frente con otro chavo de mi estatura en una posición digna de una pareja gay, demasiado roce diría yo y a duras penas teniamos espacio para evitar nuestras caras. Ninguno de los dos podia ocultar su incomodidad y la verdad lo recuerdo con algo de vergüenza. Otro dia me paso algo también desagradable. Ese dia ya iba medianamente lleno pero a mi lado iba un señor bastante cerca de mi y no se me despegaba. En momentos según por el movimiento del tren su mano me rozaba el pantalón y yo disimuladamente me hice a un lado (concediéndole el beneficio de la duda), pues el tambien disimuladamente se volvió a acercar y mismo rozón. Eso ya me puso de nervios, me alejé de nuevo ya echándole una mirada molesto y en la siguiente parada el señor se bajo. Estoy seguro de que fue mi primer y unica experiencia de acoso hasta ahora. Quizá debi haberlo enfrentado pero en ese momento no lo pense, creo que me tomó demasiado por sorpresa.

Otra situación memorable fue hace algunos años cuando iba al trabajo. Mi cuerpo es bastante sensible, asi que suelo sentir el menor rozón. Estaba transbordando y habia mucha gente en el andén. Al abrirse las puertas ya se imaginarán, no entré, me metieron y al ir entrando senti clarito que como me sacaron el celular del pantalón. De inmediato busqué con los ojos y supongo que el ratero lo notó y de inmediato disimuladamente entre el alboroto lo dejó caer en el piso del vagón (la verdad es que mi viejo y ya ahora jubilado celular estaba para llorar, pero como quiera era mi celular). Recogi mi celular enojadisimo y mirando con ira, casi bufando, el lugar donde cayó viendo a la gente (cabe aclarar que ibamos tan apretados que dificilmente podiamos movernos) y el ladrón se delató solito. “¿Qué me vez?” me dijo, y no le respondi, solo me le quede fijo con la misma mirada. Y digo, se delató porque a la siguiente estación se bajo el desgraciado.

Y las historias podrían seguir sin agotarse. Seguro que ustedes han tenido las suyas. Una de las últimas, quizá la mas enferma fue cuando casi al lado de mi y alrededor de las 8 de la noche dos tipos que se conocieron (con las puras miradas supongo yo) empezaron de cochinotes. Yo no les iba prestando atención y de reojo noté que iban muy juntitos. Por cierto su apariencia no era para nada extraña, uno de traje y el otro un tanto informal. De repente cuando volteo, el que iba informal tenia su manita metida en cierre del pantalón del que iba de traje, ahi jugandole ya saben que. Yo ya solo me hice el disimulado, pero si que se me hizo increíble que pasen cosas asi y he oido peores.

Ni modo, ya a veces ya no se si reir o llorar.

Estándar

3 thoughts on “Encuentro cercanos del n-ésimo tipo

  1. Yo me llegaba a entretener viendo a los ratones y a las cucarachas en las vias del metro.
    Recuerdo tbm a unos niños de 5 años quiza (de la calle seguramente) que andaban entre Popotla y Tacuba, bastante agresivos, nos llegaron a patear un par de veces por no darles dinero.
    Los peores momentos, cuando se subian a robar al camion, me toco como unas 3 veces al ir en Escom, llegue a salvar la laptop al menos.

  2. Mojado Apasionado dice:

    Pues en esos momentos no queda mas que “Apretar los dientes y aflojar el cuerpo”.

    El metro de la ciudad de Mexico es muy bueno, pero simplemente no esta diseñado para tanta gente. El problema es de planeacion urbana, algo que se antoja lejano en esa metropoli.

    El S-Bahn de la ciudad de Munich es muy parecido en infraestructura. Los trenes son mas o menos del mismo tamaño, pero no hay tantos apretujones, supongo que porque la poblacion es 20 veces menor.

  3. buho dice:

    A mi me paso algo parecido a rayiceman, solo que con una chica; sobra mencionar que estuvo bastante interesante.
    El vagon estaba a reventar y la nena aquella y yo quedamos de frente, de repente senti un rozon (ahi abajo donde nos diferenciamos de las mujeres) y me dije –a caray, fue un descuido– pero no! Otra vez y ademas una sonrisa de la chica, de esas sonrisas traviesas… al final se bajo del vagon y no supe nada mas de ella…. jajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s