My life

Un minuto de farol


A raíz de un trabajo de ortodoncia me han tenido que retirar algunos dientes para hacer espacio y acomodar los demás. Por fortuna (si por fortuna, porque soy bien descuidado) no tengo caries y podré conservar el resto por un rato. Parece que como producto de las extracciones me ha dado un hambre terrible y le he entrado con ganas. Lo peor son los fines de semana con los que he comprobado que se puede hacer a perder el ejercicio de un año.

La semana pasada le entré duro a un platillo que me encanta y tenía rato que mi madre no hacía: chiles rellenos (y no empiecen de albureros). Lo peor no fue comerme dos, sino que en vez de comida fueron cena como a las 11:00 pm poco antes de acostarme. En un acto de penitencia me lancé al gimnasio dispuesto a quemar calorias. El resultado es que logré un nuevo record personal: correr 5 kilometros en menos de 23 minutos.

Hoy casi repetí la hazaña con poco menos de 24 minutos. Me dio gusto porque es una mejora considerable de mi tiempo. Mi objetivo ideal sería alcanzar los 10km en 40 min para la próxima Nike Human Race y aunque aún tengo bastante tiempo, también hay que sortear varios detalles, el primero es realmente correr los 10 km a la misma velocidad que corro los 5 actualmente. El segundo es llevar esos mismos tiempos a un terreno real y no solo caminadora. ¿Lo lograré? Bueno a nadie se le niega soñar.

Por cierto, el hambre no se ha ido, pero parece que mi organismo comienza a portarse como buen muchacho y a metabolizar la comida de una manera más eficiente. Bueno yo también le ayuda engañandolo de vez en diario. Desde que inicié con el ejercicio hace un poco más de un año he pasado de 65 kg a poco menos de 62 kg y en cintura de casi talla 34 a 31, por lo que tuve que comprarme más cinturones para que no se me caiga la ropa en lo que me hago de nueva. Aunque 3 kg parece poco hay que tomar en cuenta que he perdido grasa (sobre todo en la panzota) y ganado músculo (porquito, pero ahi va). De aqui en adelante podría esperar dos cosas, o bien que baje aún más hasta llegar a los 60 kg o bien que ya mis músculos se pongan las pilas y gane algo de peso.

En mis sueños tampoco pierdo la esperanza de regresar a natación, un deporte delicioso que extraño mucho (sniff).

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s