My life, Sociedad

Dejar el nido


El 50% de los jóvenes mexicanos prefiere quedarse en el hogar de sus padres, mientras otro porcentaje importante ha decidido volver, principalmente por razones económicas.

El Universal

Me pareció interesante este artículo de El Universal que aborda el asunto de los jóvenes que se ven obligados a regresar a casa luego de un intento de independencia. Supongo que la crisis y sus múltiples aristas intensificarán esta curiosa situación. En este caso los porcentajes son interesantes pues estoy seguro que constrastan bastante con los de otros países.

Me atrevo a pensar que en México, un buen porcentaje del 50% de los jovenes  que prefieren quedarse en casa de sus padres se debe a nuestra cultura. Comparada a la de otros países, nos distinguimos por establecer fuertes lazos afectivos en la familia. No es nada raro las familias de tres y hasta cuatro generaciones conviviendo, jalar con la abuelita para todos lados o ver reunida a toda la familia asi en grande y a la bestia, abuelos, tíos, primos, medio parientes y demás colados. En términos generales los padres acogen a sus hijos hasta que estos deciden mudarse principalmente porque se casan y con frecuencia la mudanza consiste en irse a vivir a un lugar cercano o bien el segundo piso que se termina echando a la casa de los padres. Diferente de otros países donde lo bien visto es que los padres insten a sus hijos a vivir solos conforme alcanzan la mayoría de edad a fin de que maduren y se vuelvan independientes, lo contrario se ve incluso con malos ojos.  Para bien y mal la familia tradicional en México va cambiando y poco a poco vamos adoptando también este tipo de pensamientos. Quizá estamos sacrificando los lazos familiares para tratar de ponernos al nivel de un mundo globalizado y en constante competencia. No niego que ambas concepciones tengan sus beneficios, pero siempre es bueno hallar un punto intermedio.

Por otro lado muchos jovenes definitivamente vivirían lejos de sus padres si tuvieran los recursos económicos necesarios. Y hoy la crisis remarca más este hecho. Como afirma Carlos Welti, es criticable que “un joven destine más de 50% de su salario para pagar una vivienda, cuando no debería ser más de 30% o 35%“. Los niveles de hacinamiento que vivimos en nuestra contaminada metrópoli también hacen que las opciones no sean nada buenas. Muchos tienen que conformarse con rentar pues definitivamente no da para más. Los que se endeudan con una vivienda suele ser comprando un “casa de hamster”, un minidepartamento seguramente en algún edificio donde ya sufrirán con los espacios, los servicios y hasta con los vecinos. Estos son los nuevos “barrios” de hoy.

Yo respecto al tema me siento un tanto confundido. Gracias a Dios convivo enormemente con mi familia y no tengo que esperar ninguna fecha especial para disfrutarla, aún a mis hermanas casadas y los sobrinos al menos una vez a la semana los veo. En ese aspecto somos los mismos chiquillos de hace años, platicando, bromeando y hasta peleando en casa de mis padres. Tantos años que es toda una costumbre, un hábito. Como prácticamente a todos, me invaden las dudas de qué va a ser de mis padres y quiénes al final verán por ellos. Es que los hemos acostumbrado tanto a nosotros que aún somos sus niños, casi su razón de existir y preocuparse. Entonces es dificil pensar que pasará el dia que cada uno de nosotros tome su rumbo. Se esperaría que todos, por cariño y obligación les retribuyeramos de alguna manera los esfuerzos que invirtieron en nosotros, pero la realidad es al final alguno de los hijos termina llevando la mayor carga. ¿No les parece que algunas veces los hijos están viendo quién se quedará con la pelotita? Y claro, tus probabilidades aumentan si no te has casado. Inevitablemente ese dia llegará y a veces para apaliar mis inquietudes como otros tanto decidimos evadir preguntas tan complejas para las que aún no tenemos una clara respuesta esperando quizá afrontarlo de la mejor manera cuando llegue.

Creo que cuando uno es soltero, son muchas las ventajas de vivir con los padres con cierto grado de independencia y con las reglas bien establecidas. Hablando de economía, los esfuerzos se reúnen. Yo por ejemplo suelo contribuir pagando los servicios de la casa y comprando la mayoría de las veces la despensa. Todo lo que necesite de ropa u cualquier otro accesorio ya va de mi cuenta, también tengo que hacerme cargo de mi cuarto y lavar mi ropa, aunque confieso abiertamente que más de una vez mis padres me han echado la mano cuando el tiempo no me da para más. Y que satisfacción es que puedas poner ti granito de arena y darle un aliviane al sueldo de papá que con gusto puede utilizar sus centavillos extra en comprarse otras cosas. Y no es dificil pensar en otros beneficios, no solo económicos, sino también afectivos entre otros.

Sin embargo ultimamente considero que también es muy sano a estas alturas el poder alejarme un poco. Es una experiencia que debe ayudarnos a todos a prepararnos para cuando las circunstancias cambien. En mi caso podría aportar algo de madurez y llenar algunas experiencias que aún me hacen falta, seguro habrá tropezones, pero es buen momento para vivirlos y aprender a levantarse. A mis padres también les ayudará a hacerse a una nueva idea. Nos costó un buen tiempo convencerlos de que salieran de vacaciones sin nosotros y ahora ya es algo más fácil (bueno, mi madre aún habla desesperada para ver como están sus niñitos). Asi que sin duda puede ser una experiencia positiva. No niego que la crisis y la incertidumbre que viene para el 2009 le están haciendo una mala jugada a este chiquillo indeciso, pero esperemos que la decisión no tarde demasiado en llegar.

Por cierto leí otros articulos de Carlos Welti Chanes, como este que habla de la repercusión que tiene en la economía el que la gente ahora tenga una mayor esperanza de vida (¿los cambios a las leyes de pensiones les suenan familiar?). También hay otro que habla del efecto que tienen en la economía el control de la población y otros tantos factores demográficos. Interesante.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s