Ciencia y tecnología

Las raíces del anumerismo


Un hombre que viajaba mucho estaba preocupado por la posibilidad de que hubiera una bomba en su avión. Calculó la probabilidad de que fuera así y aunque ésta era baja, no era lo suficiente para dejarlo tranquilo. Desde entonces lleva siempre una bomba en la maleta. Según él, la probabilidad de que haya dos bombas a bordo es infinitesimal.

Continuando con lo que les prometí en esta entrada que como bien sabía muy pocos se aventarían a leerla pero igual me vale, hoy retomo el tema de porqué somos analfabetas matemáticos. En palabras simples de Paulos es por “una educación insuficiente, cierto bloqueo psicológico y falsas ideas romáticas acerca de la naturaleza de las matemáticas”.

Educación Insuficiente:
Nada nuevo en un país donde sumado a la corruptela tenemos como resultado un montón de profesores mediocres que solo van por un sueldo y los beneficios de ser empleados de gobierno. Son pocos los que verdaderamente hacen una labor admirable pues a parte de no ser los mejores pagados deben poner de su sacrificio y abnegación para dar clases que valgan la pena. Las matemáticas son de esas cosas que si nunca dominaste los cimientos tarde o temprano te van a pasar la factura. Por ello a mi la educación primaria me parece fundamental, pero con tristeza veo que si ya en mis tiempos había quejas, hoy estamos en la ruina. Verdaderamente se requiere de profesores que tengan pasión y sean capaces contagiarla a sus alumnos.

¿Cómo? Pues como en muchas cosas, nada como pasar a lo práctico, que los números y sus operaciones cobren vida y tomen su lugar en los problemas cotidianos. Que el alumno aprenda a razonar y que se divierta que vean que las matemáticas se pueden volver en la cosa más deliciosa, adictiva e increiblemente poderosa. Aqui Paulos aqui también expone un problema de los matemáticos: su tendencia a ser exageradamente formales y simplistas. Asi muchas veces sus redacciones suelen percibirse como nítidas pero a la vez secas, todo un reto para el lector menos preparado. Así es, los matemáticos a veces también requieren de ayuda de otras personas con formación variada pues como bien dice Paulos: “las matemáticas son demasiado importantes para dejárselas a los matemáticos”.

Bloqueo psicológico:
Hemos creado una cultura de miedo a las matematicas. Desde niños se nos adoctrina con la idea de que las mates son bien complejas y el dolor de cabeza de toda persona. No digo que tampoco que sean la cosa más fácil, pero lo cierto es que esos prejuicios de poco ayudan, al contrario, predisponen al nuevo estudiante a fallar, a vivir como dice Paulos una “agustia matemática”, basta con ver números para atemorizarse y abandonar el reto. Se vive con la sensación de que para ser buenos en la mates hay que poseer ciertos dotes o tener una mente privilegiada, en pocas palabras, nos gusta tildarnos de estúpidos matemáticos.

Curiosamente las personas le entran a los números de otras formas, más tontas pero más atrayentes. Cuando la ciencia y los números tienen que ver con ellos muestra menos resistencia. Asi creencias como la New Age, los biorritmos, el Tarot y demás parecen no tan complicadas porque les dan respuestas a su medida personal. Asi Paulos describe otro problema psicológico, el no captar el carácter impersonal de las matemáticas. Asi muchos se empeñan sentirse únicos y creer que todo les pasa, no abren los ojos para ver que lo mismo sucede para con todos. Como dice Paulos “Las cosas desagradables ocurren de vez en cuando y le han de suceder a alguien. ¿Por qué no a ti?” Y la realidad es que con frecuencia también tenemos ideas equivocadas respecto a las matemáticas.

Falsas ideas romáticas acerca de la naturaleza de las matemáticas:
Juanito lanza 10 volados y en todas saca “Sol”, de inmediato nos hacemos a la idea de que la próxima tirada seguramente será “Sol” de nuevo. Si no ha habido trampa, pese a lo que diga nuestra mente, las mates nos dicen que se tratan de eventos independientes y al azar donde la próxima tirada tiene igual número de probabilidad de que caiga un lado o el otro. El ejemplo muestra lo fácil que puede ser engañarnos y hasta de alguna forma creer que las matemáticas nos respalda. Pero no es asi, en ese sentido podriamos decir que las matemáticas son “insensibles”, frías.

Por esa misma razón algún huyen de las matemáticas con la creencia de que centrarse demasiado en los números y sus detalles impedirá preocuparnos por los grandes temas, la grandiosidad de la naturaleza. No es raro oir quejas de que los números despersonalizan y traducen todo a meras escalas numéricas o estadísticas no permitiendo ver el fenómeno real. Esto tiene su grado de verdad, pero no quita el hecho de que de no ser asi tampoco lograríamos captar la realidad de muchos otros fenómenos. No hay razón para dejar de lado ni una cosa ni la otra, la realidad es que este tipo de ideas solo vuelven a reflejar una actitud de resistencia a enfrentar algunos retos que pueden ponernos a trabajar nuestra cabeza.

Conclusión:
Para muchos de nosotros el fin de la escuela también representó el fin de las matemáticas. Afortunadamente o desafortunadamente a lo largo de toda nuestra vida seguimos usando las operaciones básicas en tareas cotidianas, si no yo creo que hasta esas olvidaríamos. La invitación finalmente es que no las echemos a saco rotos y que tratemos de conservarlas vivas. Sin como yo, contamos con la fortuna de conocer una buena cantidad de recursos matemáticos, sigamos buscando la manera de echar mano de ellos y que no se queden empolvados en nuestro cerebro. Realmente el mundo necesita mucho más matemáticas.

Spread the word

Estándar

3 thoughts on “Las raíces del anumerismo

  1. Ey, yo si lei tus entradas matemáticas 🙂

    Yo creo que el interes por las matemáticas puede nacer de la persona misma sin la necesidad del ambiente que le rodea o bien porque en tu familia te lo fueron inculcando poco a poco, ya sea en visitas al museo, en cursos de computación, robótica, etc , incluso en la tele con programas tipo “el mundo de beakman”.

    El motor de las matemáticas llevaría al país a otro nivel en muchas áreas, no necesariamente porque habría muchos matemáticos sino porque habría menos ignorancia… y ya con eso la haces.

  2. Creo que como Moctezuma afirma el problema es que en Mexico la cultura de la lectura no esta muy desarrollada.
    Lo he notado específicamente en el caso de mi hija, en Mexico me pedia ir a algun centro comercial a divertirse en la zona de juegos. Aquí también me lo pide no lo niego, pero sorprendente mente(y favorablemente) me pide ir tambien a las librerías(Barnes&Noble) y es porque hay una seccion especifca para ninios, llena de libros, juguetes y revistas, no tienen ninguna restricción en tomar lo que quieran, leer u observar (me refiero a que no hay una persona diciéndole”no tomes eso”). Según mis cuentas hemos pasado al rededor de 10 a 12 horas solo el ultimo mes en la librería, aparte de que acostumbro comprarle un libro cada que vamos para fomentar el habito de lectura.
    Como resultado hemos visto que ya puede leer en ingles y espaniol, hasta estamos pensando en meterla a clases de otro idioma.
    Regresando al tema, yo creo que si existieran mas lugares así en Mexico para los ninios, y sobre todo el habito de por lo menos una vez al mes visitar una biblioteca o libreria, las cosas cambiarian para bien.

  3. Pingback: Isaac Newton, el Cálculo y el analfabetismo matemático | Blágora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s