My life

Les Mills y yo


En 1968, el retirado atleta olímpico Leslie (Les) Roy Mills puso su primer gimnasio en Auckland, Nueva Zelanda. Luego en 1980 su hijo Phillip regresó de sus estudios de Estados Unidos y se unió al negocio de los gimnasios dando origen a lo que más tarde se conformó como Les Mills International, la empresa más grande a nivel mundial que ofrece programas de ejercicio con música.

Aunque no lo parezca soy un ser bien musical y siempre oía en el gimnasio la música de las clases que se imparten en el tercer piso. Lo cierto es que nunca me atrevía a ir a una de ellas, no tanto por la música, sino más bien porque dudaba un poco de su efectividad, total, suponía yo, “no hay como hacer mis rutinas de cardio y pesas”. Recuerdo que un día chateando con Oswaldo le comenté la espinita que tenía de subir a una de esas clases. Entre una de las cosas que le dije fue: “El temor es quizá, que una vez que empiece a asistir ya no las voy a querer dejar”.

El día tenía que llegar y ya el último empujón lo dió Lilia, una chica del trabajo que también va al gym que me acabó por convencer. Me explicó de qué iban cada clase (Nota: resulta que Les Mills ofrece actualmente 8 diferentes programas: BodyAttack, BodyBalance, BodyCombat, BodyJam, BodyPump, BodyStep, BodyVive y RPM aunque para ese momento yo no tenía ni la mas pizca de idea) ya con su explicación y viendo videitos me animé para la de Body Combat. Para esto, otra idea que también tenía era que esas clases debían ser bien sencillas. Bueno pues con la primera clase de BodyCombat me bastó para convencerme de mi terrible error, nada más alejado de la realidad. Lo cierto es que la clase estuvo muy bien, claro yo no, porque definitivamente mi coordinación esta más que empolvada.

Todas las clases duran 55 minutos y estan bien programadas con sesiones de calentamiento y enfriamiento y una serie de ejercicios para distintas partes del cuerpo. BodyCombat es una clase basada en movimientos de artes marciales combinada con música que se traduce en una actividad de cardio muy buena, tonificación y fortalecimiento de músculos, mejora en la coordinación, agilidad y equilibrio, quema de un buen de calorías y acabar sudando como si te hubieran metido a las regaderas. Asi desde la primera clase tuve para saber que regresaria por mas (además como no me fue tan bien, mi ego salió herido y tenía que regresar para demostrar que puedo dominarlo, bueno, todavía no lo logro 😛 )

Asi que ahora le pongo los kilos y procuro sacar también mi estrés entre brinco, patada o puñetazo. Hay clases donde salimos con las piernas, el abdomen y los brazos adoloridos por los siguientes dos dias. Eso si, ese dolor de ejercicio bien rico que es señal de que tu cuerpo se está ejercitando.

Y como ser musical resultó que la mezcla del ejercicio con la música hace que los 55 minutos se vayan de volada. Asi que ya con las ganas encima me animé por el siguiente programa: BodyJam. Este a mi gusto es menos intenso que BodyCombat y combina ejercicio con baile, supongo que una buena elección para alguien que fue dotado con un par de pies izquierdos a la hora de bailar. Este me a servido para quitarme un poco la pena. El unico problema viene cuando la instructora pone unos ritmos bien latinos para que movamos las caderas y saquemos la Shakira que hay dentro de nosotros. Yo pues no tengo ninguna adentro, ni planteo tenerla asi que ahi si de plano me doy y solo medio bailo aprovechando ese momento para ponerles más de la acostumbrada atención a las compañeritas del sexo femenino que en ese momento se lucen con el contoneo (y algunas no estan nada mal). Creo que como beneficio secundario las clases tendrán que hacer su parte para ayudarme a vencer la timidez y el miedo al ridículo.

Y ya probé BodyAttack y también quiero probar BodyPump que por el momento son todas las que me interesan, pero en términos generales cada una tiene su complejidad. Yo me sigo quedando con BodyCombat como mi favorita. Es increíble que la música y el ejercicio puedan crear una motivación tan intensa. Lo suficiente para que me sigan dando el ánimo de levantarme a las 5 de la mañana. Asi que ahora soy un chico Les Mills tragándome mis palabras que alguna vez dije y entusiasmado a la espera de la próxima clase.

Aqui una pequeña muestra de entre los muchos videos que hay:

¿Y tu que dices? ¿No te animas?

Estándar

2 thoughts on “Les Mills y yo

  1. Turbo Ninja Bastardo dice:

    El body combat es de lo mejorcito. Llevaba años sin hacer nada de ejercicio y lo último que hice es un poco de bicicleta.
    Lo intenté volviendo al gimnasio con algo que ya me era algo familiar: la bicicleta, es decir, volví con spining pero solo duré 2 meses en dejarlo.
    En mi última intentona asistí a una clase de Body Combat y entonces me enganchó por completo!
    Ahora en noviembre hará casi un año que comencé! y cada vez me gusta mas!

    • Opino lo mismo, aunque todavía corro o hago bici para cardio, definitivamente BC es la primera opción. En cada clase me gusta dar el 100% y acabar molido con ganas de regresar por más.
      También ya casi hago el año. Me falta algo de flexibilidad, pero aún así todavia gurado las esperanzas de poder aventarme un training como instructor. Seria genial.

      Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s