Curiosidades, Historia, Libros, Lugares, Sociedad

Capsicum annum


Si los mexicanos nos convirtiésemos en comida, seguramente nuestro sabor sería picante.

Aprovechando que ando con ganas de leer he estado picando de todo un poco: cosas muy técnicas, de programación sobre todo y otras que nada que ver, en inglés y en español. Y como siempre, nada mejor que sazonar con una lectura sencilla pero grata de algún tema interesante. Y este gastrónomo de closet le hizo ojitos a  “De chile, de dulce y de manteca” (¿o me hizo ojitos él? bah, no sé). En fin, lástima que presiento que lo acabaré tan pronto.

Pues de mientras les chismeo de lo que ya aprendí y todo mientras acabo de terminar el capítulo que habla de los chiles.  Anterior a el se nos hace reflexionar un poco en como las especias fueron el gran motor para las expediciones alrededor del mundo y el desarrollo de la economia. El intercambio mundial de especias y plantas redefinió las comidas de todo rincón del planeta. Por ejemplo, las salsas mexicanas ya eran comunes en el México prehispánico con su mezcla de chiles, jitomate y tomate verde; sin embargo, el sazón ya tan tradicional se añadió cuando los españoles trajeron el ajo y la cebolla, cuyos orígenes se rastrean en el continente Asiático. Este mestizaje culinario fue tan perfecto como armonioso.

Y ¿qué seriamos los mexicanos sin el chile y su picor? Esa capsaicina que nos excita y nos pone a sudar, moquear y hasta chillar y que para el extranjero le parece un vil acto masoquista. Ese saborcito adictivo del que todo mexicano tuvo “su primera vez” antes de los 5 años y jamás lo pudo dejar. No es dificil entender entonces porque tan fácilmente se volvió un simbolo de nacionalismo y virilidad. Mientras más picoso más hombre y de ahi frases como “Juanito es tu chile” o “Chiquito pero picoso”.

Y para despedirme, me acordé cuando la chica cubana que iba en la escuela se quejó diciendo que no sabía porque el chile habanero le habían puesto asi siendo que en Cuba (La Habana) el chile casi no se consume. Pues bien, en el libro hallé la respuesta y resulta el término habanero no es por La Habana sino por la isla de Java (javanero) de donde es originario.

Ya luego les chismeo con que más me topo.

Y si quieren los datos del libro o bien de toda la colección con varios títulos interesantes piquenle aquí.

P.D. Prácticamente todos los chiles de los que disponemos en México pertenecen a la especie Capsicum annuum. El habanero es el único que pertenece a los Capsicum chinense.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s