My life

Corre que me alcanza


Me la he pasado fatal estos dos dias. Resulta que el sábado por la noche como es clásico de los fines de semana comimos comida callejera, para ser más precisos pambazos. Eran de un puesto donde nunca habíamos comprado. Nada parecía ir mal. Yo completé mi cena con palomitas de maíz y no sé que más (bien ligerito como podrán percibir). Y fui a dormir como angelito.

Domingo por la mañana me levanto y me preparo mi cereal de Nesquick con leche (deslactosada of course). Estaba acabando mi plato cuando ya me empezaba a sentir incómodo, pero supuse que se me pasaría. Error. Casi para el medio día me estaba sintiendo más mal, luego me vino la diarrea y los retortijones tremendos que me obligaron irme a acostar. Luego las ganas de volver el estómago que solo se quedaron en ganas, porque total que nunca volví. El dolor no cedía y ya me imaginaba yo enrrolado en las filas de los “Santos Difuntos”  por lo que mis padres decidieron llevarme al doctor y como ya tenía mucho tiempo que no me sucedía algo así yo solo esperaba que no fuera algo más grave.

Afortunadamente no lo fue y el diagnóstico se limitó a una infección estomacal y me mandaron mi medicina con la que ya empecé a sentirme mejor. El resto del domingo fue pasármela echadote durmiendo y viendo tele (#yoconfieso que hasta La Academia me chute enterita). Me han traido a puro caldo de pollo, frutas, pan (un chorro de pan de muerto), tortilla y nada de lácteos. Todo lo que no puedo comer se me antoja, en especial cítricos y salsas. En ratos me dio calentura, dolor de cabeza, cuerpo cortado, debilidad y mareos.

No tenía planeado descansar el 2 de noviembre pero al final asi se requirió o mejor dicho estuve parcialmente trabajando desde casa (ahi me tienen en la madrugada escribiendo mi correo para reportarme enfermo). Y aquí sigo todavía un poco molesto pero parece que ya la llevo de gane.

Lo único positivo es que estoy reponiendo mis horas de sueño que tanta falta me hacen. Ni modo, son los recodatorios de que hay que cuidarnos más.

Estándar

4 thoughts on “Corre que me alcanza

  1. Vorguees dice:

    Jejeje, Cuando algo no le gusta a la lombriz, nada se puede hacer para evitar las consecuencias.

    Y hablando de lombrices, todavia pasan la academia??? que no eso ya se había acabado hace como 3 años?

    No encontré pan de muerto por aca… y lo extrañe el 2 de noviembre…

    • Esa condenada Academia nunca morirá. Según ya era la última y la volvieron a revivir. Mientras el pueblo la siga viendo habrá para rato.
      Una lástima lo del pan de muerto. Es riquisimo digamos que me comí unos cuantos en tu honor. Para la otra te mandamos unos aunque sea de mojados 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s