Ciencia y tecnología, Libros, Lo que pienso

¿La ciencia para todos?


Si ahora tomamos una banda de Moebius, su frontera es un círculo topológico. Podemos pegarle un disco a lo largo de sus fronteras homeomorfas. En este caso, obtenermos un plano proyectivo RP2, es decir, obtenemos la primera superfice no orientable N1. No es dificil ver que obtenermos lo mismo que si tomamos un 2-gono e identificamos sus lados como en la figura v.10. Es decir, el plano proyectivo se obtiene de identificar en el borde de un disco los puntos antípodas.

Aventuras de un duende en el mundo de las matemáticas
Carlos Prieto
Fondo de Cultura Económica

Si lograste entender el párrafo de introducción de este post seguramente se debe a que ya habías leído sobre esto antes o estás estudiando alguna licenciatura en matemáticas o quizá eres un tipo dotado con un excelente coeficiente intelectual (y si cumples las 3 opciones felicidades y mis respetos). Para la mayoría de nosotros, lectores promedio, me parece sin temor a equivocarme que el párrafo tendrá un nivel técnico un tanto elevado.

Aún siendo ingeniero en lo personal reconozco que me llevó un rato comprenderlo. En especial porque aunque páginas antes se explica el concepto de superficie no orientable, no es así con los términos: homeomorfas ni antípodas, los cuales tuve que hacer una pausa para googlearlos. En pocas palabras lo que significa el párrafo inicial es que una banda de Moebius es  topológicamente equivalente a un círculo. Y por topológicamente entiéndase que las propiedades geométricas se conservan pese a las transformaciones continuas (deformando y estirando el círculo podemos llegar a la banda Moebius y viceversa).

Si usted lector pertenece a mi generación o generaciones posteriores seguro le tocó toparse con algún libro de la serie “La ciencia para todos” del Fondo de Cultura Económica en su época estudiantil. Yo tengo una colección de alrededor de unos 30 en los cuales predominan las matemáticas, la física y la astronomía. Y vaya que me gustaban tanto que uno de mis sueños de aquella época (que jamás se me cumplió) era ganar uno de los concursos que el FCE organiza donde había que escribir un ensayo sobre alguno de los libros. Anhelaba ganar y recibir como premio otra dotación de más libros.

Sin embargo, aún desde aquellos tiempos siempre tuve una queja continua. Surgida por ahi de 1996, la colección “La Ciencia para Todos” ha tenido el noble propósito de hacer más entendibles a los estudiantes y lectores comunes los temas más complejos y casi inaccesibles de la ciencia. Para mi gusto el objetivo no siempre se cumple. Al menos en los que abordan temas referentes a la matemática y la física, que son los que más he leído. Encuentro en ellos casi siempre el mismo patrón: inician muy bien y luego se pierden en un mar de fórmulas, definiciones que solo sirven para confundir más y tecnicismos que más que ayudar parecieran tener la firme intención de fanfarronear y demostrar cuán complicada puede llegar a ser la vida del científico.

Reconozco la enorme misión que implica hacer entendibles estos temas tan complejos a una mente con la menor formación científica (aquí podría echarle la culpa un tanto a la ideosincracia del mexicano promedio que conjugada con un pésimo sistema educativo dan como resultado la ignorancia), pero por otro lado también tengo que criticar la falta de vocación para la escritura de muchos de los científicos. Es obvio que muchos son brillantes por lo que investigan y no precisamente por “escribir bonito”, pero definitivamente hay algunos que en ese aspecto meten la pata completa.

Viborearé al respecto de Aventuras de un duende en el mundo de las matemáticas. Aquí para supuestamente hacer más amigable la lectura, a Carlos Prieto se le ocurre la “brillante” idea de incluir a un protagonista, el duende Sarando, que habita en el jardín de un profesor de matemáticas. Suena bien, pero ¿de qué rayos sirve un protagonista si lo único que sucede al inicio de cada capítulo es: “Sarando se metió a la casa del profesor, abrió un libro sobre x tema matemático que decia: bla bla bla”? Así que chiste tiene, mejor que se ahorre el personaje. ¿Acaso no hubiera sido mejor involucrar al mentado duendecillo de lleno en las historias?. Para mi el libro CON o SIN duende me parece lo mismo.

Como contraste he de comentar que en ocasiones otros divulgadores  o periodistas escriben sobre estos temas y consiguen lecturas mucho más amenas, pero desafortunadamente el conocimiento del tema es mucho más limitado e inclusive más propenso a incluir errores.

Un ejemplo de esto es El burro de Sancho y el gato de Schrödinger de Luis González De Alba. González de Alba es un escritor y periodista mexicano apasionado por la ciencia (y por favor por ahora hagámos a un lado la política). El mismo se autodenomina ‘un científico frustrado que seguramente erró de profesión’. Pero su pasión al menos lo ha llevado a leer cuanto artículo pueda sobre ciencia y finalmente editorial Paidós los invitó un día a escribir este libro de divulgación científica. Para mi fue uno de los mejores libros que he leído y disfrutado enormemente. 100% digerible y ameno, lleno de ejemplos para echar a volar la imaginación. Y sin embargo en algunos puntos lo siento tan exagerado y rayando en la especulación. Seguro que algún científico (o varios) compartirán mi opinión. Exagerado o no, lo admirable desde mi punto de vista es que cumple con el objetivo de despertar el interés por la ciencia al lector común y si eso se consigue el lector estará dispuesto a indagar más.

Lástima que para algunos la experiencia con “La ciencia para Todos” y otros libros de divulgación haya tenido precisamente el resultado opuesto, a saber, hacerles creer que la ciencia es demasiado complicada y matarles el interés (bueno, en realidad si puede ser complicada, pero ¿porqué decirselos de tajo?)

Entonces, ¿existe punto de conjugación de buenos científicos y a la vez buenos divulgadores?

Definitivamente si. Hablando de “La Ciencia para Todos” uno de mis científicos y divulgadores favoritos es el Dr. Shahen Hacyan quien tiene varios libros publicados en esta colección y todos son altamente recomendables. Quizá le ha dado experiencia escribir artículos para varios periódicos y me parece que hasta la fecha sigue teniendo su columna de la ciencia “Aleph Cero” en el periódico Reforma.

Otro buen libro en ese sentido es El Breviario del Señor Tompkins de George Gamow. Gamow es un brillante científico que comiquísimante nos lleva a la mente de su personaje, el Sr. Tompkins quién en sus sueños viaja a mundos extraños donde efectos cuánticos, relativistas y demás se hacen presentes. Sin duda otro claro ejemplo de que ciencia con escritura deleitable no están peleados.

Necesitamos buenos y más escritos como esos que ayuden a revivir el interés de jóvenes y mayores por temas que son millones de veces más valiosos que las taranovelas y revistas de chismes. Hay que despertar del sueño, poner a trabajar, como dicen por ahi, “la ardilla” y entender que de otra forma nomás nunca sacaremos a este país adelante.

También necesitamos hacerlos hacerlos cada día más accesibles. En ese sentido los del Fondo de Cultura Económica ya  “económicos” no tienen nada. Este último que compre (si el del mugroso duende) me costó arriba de los 100 pesos.  Por fortuna es posible consultar algunos ejemplares online. Pero como quiera falta más cultura por la lectura.

¿Y tú que opinas?

Estándar

4 thoughts on “¿La ciencia para todos?

  1. buhobuscador dice:

    Creo que un bueno ejemplo son los libros de Head First, empezaron enfocandose en temas de computacion pero ahora se han expandido a matematicas, fisica y estadistica. Para hacer un libro que entiendan todos se debe dominar tanto el tema que puedas explicarle a un ninio de kinder, el libro de “the black hole war” es de ese tipo.

  2. El gran problema en México es que la gente no lee, luego entonces como crees que leeran un libro de divulgacion cientifica? menos! por muy bueno que este uno que otro despistado lo leera pero eso no creo que cambie mucho las cosas. Repito… el problema esta en la gente no en los libros.

    Bueno ya me voy a dormir.

  3. Miguel dice:

    Me acordé de este post (y lo enlace :O 😀 \o/) gracias a un tema en un foro que un profe abrió para sus ex-alumnos. Sólo avisando por si llega una horda de estudiantes pidiendo que les hagas su tareas, o algo así xD

    • Y dónde está el enlace al foro que decías?, hubiera sido bueno ver que decían. Por cierto, no me han venido a pedir que les haga la tarea, pero el numero de visitas estos días se alocó. Según esto, el martes 14 alcancé las 175 visitas. El promedio diario actual es 100 visitas al día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s