Lo que pienso

La bolsita de galletas


Hace años Emma, un amigo de la escuela, me envió por correo esta reflexión que quizá ustedes ya habrán leído. Me gustó mucho porque algo similiar a todos nos ha pasado alguna vez y porque se me quedó muy grabada la frase final.

Hoy quize aprovechar para desempolvarla y mandar una sincera felicitación a Emma quien, si todo marcha bien, volverá a repetir como papá este año. Mis mejores deseos para él y su familia.

Por cierto, me tomé la libertad de reescribirla.

Mientras esperaba su vuelo en el aeropuerto, una chica se compró una revista y una bolsita de galletas. Se sentó junto a un hombre dejando un asiento de por medio y en ese asiento quedó la bolsita de galletas.

En cuanto ella tomó una galleta, el hombre también acercó su mano a la bolsita y tomó una. Lo miro de reojo sin decir nada pero indignada pensó: “¡Qué descaro!”.

Pero la cosa no quedó ahí. Resultó que cada vez que ella tomaba una galleta, el hombre tomaba otra. La chica estaba tan molesta que entre el coraje y no saber qué hacer ni siquiera podía concentrarse en la revista. Y cuando quedó solo una galleta se preguntó: “¿Y ahora que va a hacer este infeliz?”. Y en eso estaba cuando el hombre tomó la galleta, la partió en dos y dejó una mitad para ella.

Completamente indignada y bufando de rabia la chica recogió sus cosas y salió disparada hacia su avión. Una vez sentada en su asiento y ya un poco más calmada echó un vistazo a su bolso y se quedó petrificada: ¡Su paquete de galletas estaba ahí intacto! ¡Qué vergüenza!

Resultó que todo el tiempo era ella la que había estado comiendo de las galletas de aquel hombre. Y él, sin molestarse ni decir nada, había compartido sus galletas. Era demasiado tarde para disculparse pero no para meditar: ¿Cuántas veces nos apresuramos a sacar conclusiones antes de observar mejor? ¿A cuántas personas encasillamos en estereotipos, sin darles tiempo a explicar lo que quieren decir? ¿Cuántas oportunidades perdemos de quedar mejor?

Hay cuatro cosas en la vida que jamás se recuperan:

una piedra, después de haberla lanzado;
una palabra, después de decirla;
una oportunidad, después de haberla perdido;
y el tiempo, una vez que ha pasado.

Estándar

3 thoughts on “La bolsita de galletas

  1. ¡Hola! ¿Cómo estás? Espero que muy bien. No veo tweets tuyos desde el día 13, veo que este post es del día 19, espero sea sólo trabajo lo que te tiene alejado del tweeter o mejor aún estés de vacaciones. Cualquier cosa que necesites aunque fisicamente lejos, pero a un tweet (o mail) de distancia aquí estamos a la órden. Cuídate y que estés bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s