Curiosidades, Lo que pienso

Un lado suave y uno duro


Transcribo una reflexión de André Felix-Díaz Rojo que me pareció interesante

El arma perfecta para el combate cuerpo a cuerpo. Eso es lo que yo pienso sobre la katana. El famoso sable samurai. […] La katana posee una propiedad que bien debería aplicarse a la personalidad y espíritu humanos.

Esta diseñada para cortar un cuerpo humano por la mitad con el menor esfuerzo posible. Una de las claves para conseguir semejante hazaña es la combinación de dureza con suavidad presente en la hoja. El filo es extremadamente duro, mientras que el lomo es suave. Uno corta a la perfección y se mantiene intacto, el otro absorbe el impacto. Nosotros deberíamos actuar con el mismo mecanismo.

No es prudente exponer el espíritu, como tampoco lo es suprimir las emociones a un nivel hermético. Ha y que mantener un balance entre ambas partes.

A veces es una tarea titánica mantener esa estabilidad. La agresividad urbana se antepone frente a cualquier expresión de amabilidad o cortesía. Mucha gente lo toma como servilismo, y entonces actúan con prepotencia. La amabilidad no es sumisión. El cariño no es esclavitud ni licencia para recibir maltrato.

Mantener siempre la autoestima inquebrantable es el primer paso. Ese es nuestro filo, con ello cortamos el hielo y nos abrimos camino en círculos sociales y emocionales. Siempre debe mantenerse igual o será imposible ser respetados por la gente que nos encontremos en los diferentes caminos.

Nuestras emociones deben absorber los impactos. Si las endurecemos corremos el riesgo de pasar por alto momentos e intercambios mágicos. Anécdotas personales que nos hagan crecer y evolucionar. Hay que saber manejarlas y adaptarlas a lo que enfrentemos, o podrían traicionarnos. Habrá alguien que, de primera instancia, nos parezca terriblemente pedante. Pero en el fondo es únicamente nuestra percepción endurecida por fracasos anteriores. Darnos siempre una nueva oportunidad a pesar de las caídas es una virtud que no debe ser puesta en duda por conveniencia propia.

Creo que debemos ser como una katana

Estándar

2 thoughts on “Un lado suave y uno duro

    • Si, me gusto. Y si, hay que cortar personas por la mitad, aunque sea figurativamente al ir conociéndolas poco a poco. Aunque, hey, espera, tu si cortas personas a la mitad y de verdad, je je.

      Saludos Doc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s