Arte, Entretenimiento

De dramas y comedias


Pese a lo atorado que me trae el trabajo me sigo dando mis escapadas al cine y últimamente también al teatro, actividad a la cual siempre crecí bastante ajeno (la primer vez que fuí fue a una obra que nos mandaron cuando iba en la vocacional).

Al principio vencer la inercia me cuesta trabajo, siempre me invade la sensación de que una película es mejor, quizá por eso de que soy fan de los efectos especiales. A eso sumemos que en su mayoría los chilangos no tenemos una cultura por el teatro, la cartelera no suele ser de lo mejor ni lo más variada y los precios, aunque bajos comparados con otros países, en realidad no suelen estar al alcance del bolsillo promedio. Total que me tomó un poco de tiempo decidirme y hacerlo algo más habitual, sin embargo cada día me emociona un poco más y he estado incluyendo una amplia variedad.

 

Calígula emperador

Calígula emperador

 

Hace unos meses vi “Calígula emperador” de Wilfrido Momox que me gustó bastante. Si consideramos que este emperador fue probablemente el más deschavetado que tuvo Roma y que los relatos históricos lo revelan envuelto en asesinatos y escándalos sexuales, tenemos que la obra es en realidad algo fuerte. Aunque seguro no tan fuerte como el escandaloso filme de 1979 inspirado en el emperador y dirigido por Tinto Brass del cual incluso se rumora una versión de 210 minutos que raya en el hardcore. Momox hace un excelente papel como Calígula junto con su equipo de actores, sin embargo yo salí entendiendo la mitad, lo cual es ganancia si tomamos en cuenta que antes de la obra sabía NADA del emperador. Y saliendo lo primero que hice fue ponerme a investigar y entender el resto.

 

Los cuatro cantos de la Bestia

Los cuatro cantos de la Bestia

 

Luego vi “Los Cuatro Cantos de la Bestia” de David Herce (quien también actúa). Una obra muy abstracta, de pocos diálogos, algunos en inglés o japonés (y no es necesario entenderlos) que es una reflexión sobre los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki y lo que vino después. Me encantó porque en cada acto por medio de los colores y las emociones de los actores, sucede una exploración de los sentimientos del expectador: la indignación, la culpa, la hipocresía, la tristeza, la esperanza, el dolor, el impulso de volver a levantarse, la risa, la alegría, la comicidad y al final la cruda realidad. Y es que pese a que con esta obra Herce ganó el Premio de Dramaturgia Joven en 2005, he leído también malas críticas a las que en parte les doy la razón. Una de ellas critica el final y ese modo brusco de dar giro a las cosas. Es pasar de un blanco a un negro y creo que eso a algunos no les gustó. A mí el final me pareció también desconcertante pero sinceramente creo que es uno muy bueno.

 

La Improlucha

La Improlucha

 

Luego el jueves pasado fuí a “La Improlucha” de la que sabía gracias a este post de Chipocludo McFly y que me sonaba interesante la idea de ver esa habilidad de los actores para improvisar. La experiencia aún fue más extraña por este curioso incidente. Mientras estaba en la fila de la taquilla se me acercó una chica guapetona y locochona, a quien llamaré la chica D, para invitarme a entrar con ellos y aprovechar unas promociones de 2×1 que traían, a lo cual dije: “Pos va”. Me anexé y la chica D venía con el chico E y esperaban a uno más. De entrada creía que eran novios, pero ya sobre la marcha vi que más bien eran “amigas”. Entramos y la cosa esa se puso de ambiente, todos los expectadores alrededor de un ring animados y gritones con los equipos contrincantes: Explosión estelar, Los Latin Pagüer e Inmolación Talibana. Durante más de 2 horas improvisaron y los vencedores fueron Inmolación Talibana.

¿La disfruté? Si, aunque creo que “La improlucha” podría estar casi a un borde de las comedias tipo “los mascabrothers”, “doña margara” y demás evento a los cuales JAMAS iría por voluntad propia. Aún así, posiblemente volvería a ir (quizá a la final).

Pero la convivencia con D y E fueron particularmente de lo más extrañas. Fans de la Improlucha, se les iban las cabras bien sabroso. Pa’ colmo encontraron a otra banda igual de locos. Fresitas de “La Condechi”, admito que fueron muy buena onda conmigo; pero finalmente no me hallé del todo con una chica gritando a todo pulmón: “Zórrales”, “Ni mergas” y otras tantas delicadas frases del mismo estilo. Tampoco con un chavo gay gritando a todo pulmón “Ay, lo amo” a un personaje disfrazado de jotita en el escenario. Pero bueno, al menos lo intenté y descubrí que pese a lo divertido que pueda ser (por que vaya que sí reí) ese ambiente no es del todo para mi. Salí de allí tardísimo y llegué a mi casa a la 1am (si, eso es TARDÍSIMO para mi).

 

No sé si cortarme las venas

No sé si cortarme las venas

 

El viernes tocó el turno a “No sé si cortarme las venas o dejármelas largas”, una comedia mucho más rosa de Manolo Caro de la que si bien no pueden esperar la GRAN enseñanza o moraleja, de algo pueden estar seguros: se van a divertir bastante. Esta nos narra los enrredos que suceden entre los vecinos de unos departamentos cuando llega un nuevo vecino: Félix, un atractivo exfutbolista. Su llegada afectará a Nora y Aarón un matrimonio con severos conflictos y también a Julia y Lucas, amigos que simulan una relación entre otras cosas para ocultar las verdaderas preferencias de Lucas.

Yo la neta iba por ver a Ludwika Paleta y comprobar su belleza, pero no estuvo (buua). Pero en su lugar tuvimos a Marimar y Zuria Vega, las hijas de Gonzalo Vega (que por cierto estaba sentado en la fila adelante de nosotros) que están chiquitas (más Marimar) pero menuditas y MUY apetecibles. Pero eso si, el que más disfrutamos actuando sin duda es Lucas, o mejor dicho Luis Gerardo Méndez, creo que tiene un fan en mi.

Y por ahora es todo, pero ya tengo en la mira otras más. También tengo unas ganas enormes de ver una buena ópera, de las más clásicas posibles (a ver cuanto me sale el chiste porque luego si se mandan) y quiero ver algo de danza Butō de la cual también ya he visto que si organizan algunos eventos en la ciudad.

¿Y a ustedes les gusta el teatro? ¿Qué obras recomiendan?

Estándar

2 thoughts on “De dramas y comedias

  1. buho dice:

    Que bueno que te hayas aventado al teatro, a mi me gusta mucho. Eso es algo chido de las ciudades grandes como el DF, hay un buen de cosas que hacer. Me acuerdo que aprovechamos una semana donde mi hija se quedo con su abuela y, mi esposa y yo, nos fuimos al teatro casi diario. Aqui solo he tenido la oportunidad de ir a un par obras Mary Poppins y la Sirenita (jejeje, nada espectacular, pero con un par de hijas no se puede mucho). En la universidad me acuerdo que los de teatro/actuacion nos invitaban a sus obras, se ponia muy bien.

    • Si, la verdad es que tiene su encanto. Y creo que el teatro para los niños también les ha de ayudar bastante a despertar su imaginación. Yo tambien quiero llevar a mis sobrinos a algunas obras así, solo estaba esperando que crecieran un poco más. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s