My life

Reflexiones ante un moribundo 2010


Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo.

Proverbio árabe

Este año me trató bien, me llevó a la Hackspedition, la mejor experiencia del año sin duda. Cambió mi concepción de muchas cosas y renovó mi casi extinto interés por explorar no solo el mundo de la tecnología sino todo aquello que despierta curiosidad en mi. Aquella ocasión comenté:

creo que lo que vivo se podría asemejar a tener un cohete en las manos que tanto puedo utilizarlo para dar un gran espectáculo como igual y puedo hacer que explote en mis manos y salir gravemente lastimado.

Hoy admito  que ese cohete explotó. Un sentimiento de frustración me invadió cuando regresé a la realidad. Se sumó mi carga de trabajo sintiéndome estancado mientras veía cómo los demás daban pasos agigantados.  Sobreviví y como dicen, “si no te mata, te hace más fuerte”, hoy me siento con un espíritu renovado y estoy aprendiendo nuevas cosas con entusiasmo y pasión. Cosas que no pienso dejar este año que inicia.
IMG_0090

La otra gran cosa fue Twitter. Lo digo por el impacto que tuvo en mi vida y he aquí una breve explicación. Al día de hoy tengo dos cuentas: @ray_iceman y @ray_tech, en su conjunto (eliminando repetidos y cuentas de empresas) sigo a unas 200 personas. Pues bien, con más del 50% he mantenido alguna conversación en Twitter. Y voy más lejos, alrededor de unas 60 de ellas las conocí en persona este año y tuve al menos una conversación en la vida real!!*. Y no estoy contando a amigos y  gente que ya conocía antes de Twitter. Si bien la mayoría son contactos, también han surgido amistades valiosas y gente que en verdad estimo y admiro.
2010-06-25 15.55.57

Tratar con infinidad de personas y sus opiniones no es fácil. Por ello algunos desisten a la primera. En mi caso, ambas experiencias, Hackspedition y Twitter,  me han servido para crecer en ese sentido. Mejoré en defender mis puntos de vista sin tener que salir a la defensiva. Eso muchas veces involucra ceder, reconocer si te has equivocado, respetar opiniones y diferencias. Siempre habrá una manera inteligente y constructiva de criticar. Si bien, son cosas que siempre he creído, este año he tenido la oportunidad de llevarlo a la práctica y refinarlo. Es cierto, las cosas no siempre salen a tu favor e incluso a veces no terminan bien, pero te sientes satisfecho de haber hecho tu parte.

Sentimentalmente fue un año muy estable. Genial si consideramos que fue un año muy social. Aparte de las experiencias con la familia y viejos amigos, pasé buen rato construyendo nuevas amistades. Me divertí mucho y agradezco a la gente que estuvo a mi lado. Hubo altibajos, las relaciones siempre tienen sus partes complicadas, pero mi madurez en ese aspecto me ha dejado satisfecho. Por citar tan solo dos puntos concretos: mi humor mejoró muchísimo y por otro lado dejé de ser tan posesivo con mis amistades y controlé mis absurdos celos.

En cuestiones familiares, el último trimestre estuvo especialmente cargado de estrés. Sumado a mi exceso de trabajo y algunos apuros económicos, también hubo que atender asuntos de salud. Mi madre enfermó de emergencia un fin de semana, nos dio un buen susto y todo acabó en un quirófano con una bonita operación de vesícula. Esa misma semana (de hecho al otro día) mi hermana también tuvo una operación bastante sencilla, pero que de igual forma le puso su granito de arena a la crisis. Fueron días verdaderamente agobiantes, pero salimos adelante.

En cuanto a salud y deporte tampoco me fue mal. Amo el deporte, hasta a veces llegué a exagerar y ha sido importante para despejarme y liberar mi estrés. Aún así no tengo el cuerpazo ni espero tenerlo. Ni quiero ni puedo. He visto, jóvenes sobre todo, inyectándose o tomando infinidad de cosas, legales o ilegales. No pienso siquiera intentarlo. Son cuerpos que rayan en lo exagerado, que requieren mucho mantenimiento y que al menor descuido pasan la factura. Llámenme loser pero ya quiero ver esos cuerpos cuando lleguen a los 40. No raro que se vuelvan torpes y comiencen a llenarse de grasa (si, hay MUCHO espacio para ella). Mi prioridad ha sido: mantener mi peso saludable y conservar flexibilidad y agilidad.

Laboralmente si ha habido muchas insatisfacciones. Cambios que no convencen y dejan muchas incógnitas pero sobre todo que no parecen tener mucho futuro.  Año de grandes pérdidas, 2 personas de mi equipo original. Obviamente no puedo entrar mucho en detalles. Lo único que puedo decir es que es una de las cosas que exige revalorse y ver qué sucederá el año que viene.

Por último hablaré de este blog, que exactamente hoy, 22 de diciembre, cumple 4 años (aquí la primera entrada). Antes de él hubo otros 2 que hasta la fecha me arrepiento de haber borrado. Este en breve llegará a las 100,000 visitas. No me voy a hacer rico por ello pero tampoco niego que me siento contento. Es un pequeño engendro que he concebido.

Revisando las estadísticas de los últimos meses, fue sorprendente encontrar un promedio de 100 visitas por día. Más aún considerando que tuve muy pocas entradas. Al parecer los lectores revisan varias de mis entradas viejitas que aparecen con regularidad en sus búsquedas. ¿La entrada más vista? Entre muros con 11.438 visitas, seguida de Pi – el orden del caos con 10.658 visitas. ¿El día con mayor actividad? El 17 de noviembre de 2010 con 267 visitas cuando publiqué la entrada del Dev House 17.

Me ha pasado un par de veces toparme con gente que me dice: “Hey, leí tu blog”. En ese momento me sonrojo ligeramente y me limito a decir: “Qué bien!”. No está por demás dar las gracias a cada uno de ustedes que leen estas líneas.

¿Qué me espera para el 2011? Por fortuna varias cosas, sobre todo varias llenas de incertidumbres, pero eso lo platicaré en otra entrada.

* De hecho con varias el primer contacto fue Twitter y de ahí surgió la posibilidad de vernos. Hay gente que cuando les platico esto se aterra y me pregunta si no me da miedo o me dice que si no sé los peligros que corro. La verdad es que no es así en mi caso. Siempre he seguido reglas básicas (y hasta obvias) de seguridad y la mayoría de la gente que he conocido se debe a cuestiones del trabajo o a que comparte un transfondo similar ya sea en estudio o a lo que se dedica. Hasta ahora no he tenido ninguna experiencia desagradable.

Estándar

3 thoughts on “Reflexiones ante un moribundo 2010

  1. Pingback: Treinta y fracturar « Blagora 2.0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s