Uncategorized

El bizarro mundo de Twitter


Si, este Si es otro absurdo post sobre Twitter, pero ¿y qué? Tenía que hacerlo. Pero antes un breve corte informativo.

  • El sábado se vivió un momento casi mágico en California con el SHDH 42. Resulta que esta vez los organizadores consiguieron que les prestaran The Tech Museum de San José y ya vi algunas fotos y se ve que estuvo padrísimo. Es casi como si aquí nos prestaran El Papalote o El Universum para un DevHouse y tuviéramos acceso a todo.
  • Un logro más humilde lograron los chicos de Androidtitlán al armar la primera reunión técnica en el Telmexhub con todo y el respaldo de Motorola México. Aunque no pude ir, estuve siguiendo por Twitter el evento y aquí hay unas fotos donde se ve que la respuesta fue bastante buena.
  • Ese sábado mis planes de ir al gimnasio y luego al Telmexhub se derrumbaron. Todo empezó cuando mi despertador no sonó (¿o no lo oí?), me levanté tarde, hice mi berrinche y en conclusión valió mierda todo. Ya por la noche, reflexionando me sentí el gran perdedor por dejar que algo tan minúsculo pudiera más con mi fuerza de voluntad. Si, a veces soy un bicho que da lástima.
  • De ayer domingo no me quejo, fue un tour de medio día con @tadeoko donde hubo teatro, cine, comida y harta plática chisme-interesante. Aunque hubo 1 o 2 comentarios que seguro no me voy a sacar de la mente por un buen rato.

Pero ahora si regresemos a Twitter para platicarles una historia chusca, vergonzosa y cajetísima que me ocurrió la semana pasada. Me acordé de un post anterior (este para ser exacto) donde pregunté:

¿Alguna vez les pasó por la mente toparse con una persona desconocida en Twitter, twittear con ella y luego descubrir que en la vida real casi tienes trato con ella todos los días?

Pues esta vez ahora si me pasó. Apenas la semana pasada caí en cuenta que @kominsky, a quien sigo y me sigue y que también es de ESCOM, no es otro más que uno de los chavos que veo en las clases del gym y que regularmente saludo. Y tiene varios meses, pero yo ni en cuenta. Ahora que lo descubrí me parece tan obvio que me pregunto porqué no me di cuenta antes.

Todo fue una serie de sucesos. Otro chavo del gym me hizo ver hace un tiempo que el iba con su novia (que ahora sé que es @SylvrKriez) y la semana pasada que fue cumpleaños de @kominsky, revisé las fotos de su novia y ahí fue cuando me cayó todo el veinte: “esta parejita se parece tanto aaa… ¿no?, ahhhh, ups, ¿si son?, tsss, no pues si son”. Total que me sentí el gran idiota aquel día. Como verán, en el gym (y en muchas otras partes) suelo desconectarme del mundo. Y pues ahora solo me queda reírme un rato.

Por último, sobre mi experimento de la cuenta privada en Twitter: se vive con muchas limitaciones pero se vive bastante feliz. Pensé que perdería muchos followers y en realidad solo se estancaron. Eso si, cero bots nuevos. Ahora hasta twittear o usar #hashtags me da hueva porque sé que casi nadie los verá y ya casi ni twitteo. Antes me hubiera burlado de tener una cuenta privada y hoy me parece tan perfectamente normal como el que decide proteger como fortaleza su cuenta de FB, es decir, con sus cuentas cada quien hace lo que quiere.

Prácticamente el experimento ya logró su propósito, me despejó algunas teorías (como que no soy el centro del universo de algunas personas y eso me hace muy feliz) y en algún momento volverá a ser pública. No tengo razones para bloquear a la gente, en realidad hasta mis sospechas de stalkers me caen en su mayoría bien, y tomarme la molestia de bloquear a alguien en realidad sería darle demasiada importancia a alguien a quien digo que no lo es. Sería feliz con mi cuenta privada excepto por el pequeño detalle de que no puedo hacerle llegar mis mensajes a alguien que no me sigue. Por ejemplo, tengo amigos que no me siguen (nunca se los he exigido) y me siento mudo porque no puedo escribirles nada. Tampoco puedo quejarme u ofender a algún famoso porque no existe posibilidad de que vea mi mensaje (no pude burlarme de López Doriga y su #juayderito por ejemplo). El plan era abrir de nuevo la cuenta en el próximo DevHouse, pero hasta ahora no hay planes de cuándo va a ser. Ya veré si aguanto o lo reconsidero.

Y eso es todo por ahora. Bytes.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s