Entretenimiento, Libros, Peliculas

Tokio Blues – Norwegian Wood


– Eres un buen chico. Mirándote me he dado cuenta. En los siete años que llevo aquí he visto ir y venir a mucha gente.  Así que lo sé. Hay dos tipos de personas: los que son capaces de abrir su corazón a los demás y los que no. Tú te cuentas entre los primeros. Puedes abrir tu corazón siempre y cuando quieras hacerlo.
– ¿Y qué sucede cuando lo abres?
– Que te curas -afirmó.

Norwegian Wood

Aunque Norwegian Wood es quizá la novela más lenta y plana que he leído de Murakami, aún así vale la pena. No hay tramas misteriosas ni giros inesperados, solo recuerdos de una juventud llena de pérdidas y complicaciones amorosas. No hay malos y buenos, solo personas tan reales como nosotros.

Al oir Norwegian Wood de los Beatles en un aeropuerto, Toru – el personaje principal – se traslada en recuerdos a su juventud en los años sesenta y a Naoko, la chica de quien estuvo profundamente enamorado.

La vida de Naoko ha estado llena de pérdidas que han terminado por socavar su estabilidad emocional. Tuvo que enfrentar el suicidio de su hermana y luego el de su novio Kizuki que también era amigo de Toru.

Un año después de la muerte de Kizuki, Toru y Naoko inician una relación que se ve congelada súbitamente cuando Naoko se interna en una clínica alejada del mundo intentando curar sus conflictos. En el inter, Toru conoce a Nagasawa, otro excéntrico estudiante con quien se lleva muy bien y la novia de este, Hatsumi. También conoce a Midori, una extrovertida chica que se enamora de el.

Aunque Toru también siente algo por Midori, al final solo tiene ojos para Naoko y en cuanto surge la oportunidad viaja al sanatorio para visitarla. El lugar en realidad es una especie de retiro donde la gente intenta curar sus males emocionales y donde Naoko ha establecido una amistad con Reiko, una profesora de música con un pasado igualmente inestable pero que lo ha sobrellevado bastante bien. Reiko se convierte en la confesora de Naoko y Toru y finalmente en el punto de contacto entre Toru y Naoko una vez que Toru regresa a la ciudad.

La recuperación de Naoko se alarga y Toru continua la espera mientras la gente entra y sale en su vida. El sexo casual pierde sentido y su relación con Midori se deteriora conforme ella se da cuenta que no tiene oportunidad con Toru. Sin embargo, al final, Naoko pierde la batalla y se suicida. Reiko abandona el retiro, visita a Toru unos días para consolarlo y le ayuda a ver que es momento de dejar ir a Naoko y continuar su vida. Entonces Toru se da cuenta del amor que ha sentido por Midori y decide buscarla. El final sugiere que ambos se dan una oportunidad.

En resumen, la historia tiene que ver mucho con las pérdidas, las experiencias dolorosas que dejan huellas en nuestras vidas y de cómo cada uno se sobrepone a ellas. Creo que todos hemos vivido algo así, pero hay algunas heridas tan intensas que probablemente nunca se curan y solo se sobrellevan. No solo pienso en decepciones amorosas. Pienso en los que viven de cerca un suicidio (el cual es un vicio contagioso) o quien pierde un ser querido por violencia. Pienso en los que han sufrido un abuso o una violación. Pienso en los que clínicamente padecen de depresión. Y así sucesivamente.

Culpables o no, una vez que estas cosas pasan ya no hay forma de regresar el tiempo y solo resta elegir el final de la historia.

Naoko es sin duda la gente que decide rendirse. Aunque no sé exactamente si hablar de cobardía o tontedad al quitarse la vida. Al parecer Naoko razona que ya no hay vuelta atrás y que su inestabilidad no solo la afecta a ella sino también a otras personas que quiere. Y en verdad a veces me parece que en la vida real si hay gente tan herida psicológicamente que si llega a perecer es dificil juzgar si el acto fue bueno o malo (¿una especie de eutanasia quizá?).

Reiko es un personaje sumamente interesante. Aunque sabe que carga con un daño irreparable, ha llegado a conocerse muy bien y aceptar sus circunstancias. Este hecho se muestra por lo siguiente. Su crisis la llevó a alejarse de un marido sumamente comprensivo y de un hijo al que amaba mucho. Cuando sale del sanatorio varios años despues (al suicidarse Naoko) pese a sus deseos, elige no regresar con su esposo y su hijo que ya han hecho su vida al parecer bastante estable y mejor se aleja para reintentar hacer una nueva.

Toru por otro lado es el personaje que logra sanar sus heridas a tiempo. Es curioso porque el se desenvuelve en el mismo ambiente depresivo que el de Naoko (cabe añadir que ocurre en los 60’s, año de revueltas estudiantiles por todo el mundo), pero quizá, como dice el diálogo de Reiko al inicio de esta entrada, se cura porque está dispuesto a abrir su corazón. Aunque el pasado y los recuerdos lo acompañen, logra entender que sus posibilidades respecto al futuro han cambiado invariablemente y que no tiene caso aferrarse a algo que no regresará y lo mejor es continuar … así sea con lo que resta de el.

P.D. Como nota interesante cabe mencionar que la novela se llevó al cine japonés. El papel de Naoko estuvo a cargo de Rinko Kikuchi quien estuvo nominada a un Oscar por Babel de González Iñárritu. Al parecer no tuvo mucho éxito.

Estándar

One thought on “Tokio Blues – Norwegian Wood

  1. Pingback: Libros Leídos Segundo Semestre 2013 | Blágora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s