Curiosidades, My life

La aparición


Al tiempo mismo de esconder a mi desgraciada víctima, había emparedado al monstruo.

El Gato Negro, Edgar Allan Poe

black cat

 

Los vecinos anoche tuvieron fiesta y no nos dejaron dormir. Aunque yo tengo el sueño profundo, eso no bastó para despertarme al menos unos 3 veces. La fiesta se extendió toda la noche y de hecho mientras escribo estas líneas a medio día la música sigue y se escucha a varios de ellos más que pasados de copas que siguen aún cantando.

El caso es que una de esas veces en las que me desperté fue como a las 5 am. Pensé en ponerme a leer pero en realidad sentía mucho sueño así que me envolví y estuve dando varias vueltas antes de volver a dormirme. Y comencé a soñar.

Debo hacer un paréntesis aquí para mencionar que desde hace varios años suelo ser muy consciente de lo que sueño. Con el tiempo descubrí que eso tiene un nombre: sueños lúcidos. Lo que generalmente sucede es que si sueño algo muy irreal o ilógico una parte aún consciente de mi suele darse cuenta y hacer que me despierte.   Esto como podrán imaginar me previene de varias pesadillas.

Pues bien, estaba soñando nada especial. Había salido con unos amigos, habíamos ido a comer algunos cortes a algún tipo de bar y en eso se me ocurre hacer mi famoso checkin de Foursquare. Meto mi mano en el bolsillo del pantalón y saco el celular, desplazo una pieza del celular para dejar libre el teclado y en ese momento mi mente me alerta: tu celular es touch, de una sola pieza.

Regreso mi mano al bolsillo a buscar el otro celular pero ya es demasiado tarde. Estoy despierto y acostado en mi cama. El cuarto aún está obscuro pero algo de luz se cuela por una pequeña ventana de la puerta. Mi mano a la altura de mis piernas esta tocando intentando buscar el celular y entonces pasa lo extraño.

Veo que sobre un montón de ropa doblada que descansa cerca de mis pies sobre la cama un animal sube y se para sobre ella. Es un gato, un misterioso gato que me deja por algunos segundos inmóvil. De inmediato pienso que puede tratarse de una sombra, algún objeto que me esta haciendo pasar una mala jugada. Pero lo descarto de inmediato porque este se mueve. Vi perfectamente cómo se subió a la cama sigilosamente y sin hacer ruido. Vi como caminó para acercarse al montón de ropa y entonces ahí se quedó parado.

Con algo de miedo lo único que se me ocurrió fue darle una patada con mi pie y voltear rápido a prender mi lámpara y así lo hice. Di la patada y la sensación fue que efectivamente empuje algo. Sin embargo, en vez de escuchar algún tipo de golpe por la caída, algún maullido, ruidos en el cuarto, todo siguió en silencio. Prendí la lámpara y me incorporé aún con algo de temor. Busqué con mi vista por los rincones y posibles lugares donde el animal pudo haberse escondido. No quise mirar debajo de la cama y se me hizo muy raro que no se oyera el menor ruido.

Me volví a recostar y dejé la lámpara prendida. Primero pensé que si efectivamente era un gato debía de haberse colado en algún momento del día a mi cuarto. Aunque últimamente la casa está tan cerrada que era una posibilidad bastante difícil. Entonces y en vista de que no volví a oír ningún ruido, tuve que aceptar el hecho de que todo había sido producto de mi imaginación.

Eventualmente volví a dormir, pensando que finalmente aunque hubiera un gato no correría mayor riesgo. En la mañana me desperté y ya revisé rápidamente el cuarto aunque ya bastante convencido de que no iba a encontrar nada.

La experiencia se me hizo bastante curiosa porque evidentemente lo que experimenté fue muy cercano a la realidad. ¿Cómo sucedió? No lo sé exactamente pero fue como si una parte de mi subconsciente hubiera quedado cuando desperté y me hubiera permitido imaginar algo de manera tan real.

Luego recordé a Murakami porque sus historias suelen cruzar de la realidad a lo irrealidad de una forma sumamente normal que quizá he empezado a creer demasiado en ellas. O quizá porque el habla mucho de gatos y últimamente me he estado obsesionando con ellos.

Titulé esta entrada como “La Aparición” precisamente haciendo alusión a una cinta que está en cartelera y cuyo slogan reza “Una vez que crees mueres”. Yo no diría que mueres, pero si que estás frito. Supongo que para muchas personas una experiencia así de inmediato caería en el terreno de lo paranormal. En mi caso esa es la última opción y no he tenido que recurrir a ella para explicar lo que me pasó.

Estándar

2 thoughts on “La aparición

  1. vegacom dice:

    Buen relato Ray.
    Uno de mis mejores suenios lucidos fue cuando podia volar a voluntad. Y aun suenio despierto que la tecnologia brinde a las masas el auto volador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s