Sociedad

El porqué de la psicología social


Imagen

Con esta entrada quiero dar inicio a varios artículos relativos a la psicología social. Estos buscarán hacer énfasis en dos cosas: despertar el interés y ser útiles en la vida diaria. La mayor parte de esta entrada esta basada en el libro “Social Psychology” de David Myers.

¿Qué es la psicología social?

Es una rama de la psicología enfocada al estudio científico de cómo la gente piensa, influye y se relaciona mutuamente con los demás. A diferencia de la sociología, la psicología social ve menos la colectividad y se enfoca más en individuos, además de que realiza más experimentación. A diferencia de la psicología de la personalidad, la psicología social ve menos las diferencias entre individuos y más en cómo los individuos en general se ven y afectan unos a otros. Algunos grandes temas de la psicología social son:

  • Pensamiento social: Percepción personal y de los demás, qué creemos, los juicios que hacemos, nuestras actitudes.
  • Influencia social: Cultura, conformidad, persuasión, dinámica de grupo.
  • Relaciones sociales: Prejuicio, agresión, atracción e intimidad, ayuda y valores.

Como ciencia, la psicología social propone teorías que organizan las observaciones e implican hipótesis comprobables así como predicciones prácticas. Las hipótesis se prueban mediante investigación correlacional (ver si dos o más factores están relacionados) a menudo llevada a cabo en ambientes naturales y frecuentemente usando encuestas o bien mediante la investigación experimental donde a través de experimentos se manipula uno o más factores bajo condiciones controladas.

Más que solo sentido común

Dado que la psicología social examina fenómenos que nos rodean, el primer error con el que podemos tropezar es pensar que sus resultados son triviales, intuitivos o de sentido común puestos en palabras bonitas y elegantes. La realidad es que estamos cayendo en uno de los casos que estudia la psicología social conocido como el fenómeno de “ya lo sabía” o un prejuicio de retrospectiva, esto es, la gente tiene la tendencia a asumir que ellos sabían el resultado de un evento después de que el resultado ya ha sido determinado. Por ejemplo, después de asistir a un evento deportivo y ver el resultado final, la gente suele insistir en que ya sabía que el equipo ganador iba a ganar de antemano.

En 1949, poco después de la guerra, el sociólogo Paul Lazarsfeld enlistó algunas ideas que arrojaba el sentido común de aquella época. Curiosamente, los estudios arrojaron resultados exactamente opuestos a estas ideas. Por ejemplo el sentido común decía que los soldados blancos mostraban mayor interés a ser promovidos que los soldados negros porque a estos últimos los años de opresión les jugaban en contra. La realidad era todo lo contrario. Con frecuencia acuñamos estas ideas en dichos o proverbios contradictorios que se acomodan a conveniencia de la situación, por ejemplo: “no se puede enseñar a un viejo perro nuevos trucos” y “nunca es demasiado tarde para aprender”. Esto nos lleva a recordar que el “sentido común” tiene en realidad poco de común y no en pocos casos es previsiblemente incorrecto. En vista de lo fácil que podemos engañarnos es necesario utilizar la ciencia, cuantificar y con ello concluir datos más confiables y certeros.

Una ciencia práctica

La psicología social tiene que ver con nuestras vidas, nos ayuda a entender lo que pasa tras bambalinas cuando pensamos y actuamos y nos ofrece ideas para mejorarnos. En ese sentido se trata de una ciencia muy dinámica y práctica. Gracias a ello sus ideas se han aplicado en campos como la educación, la salud, el bienestar, el trabajo, procedimientos judiciales y muchos otros.

¿Es infalible la psicología social?

Definitivamente no. Aún las ciencias exactas están sujetas cierto nivel de subjetivismo. Las teorías a veces son reemplazadas o declaradas obsoletas después de nuevos descubrimientos. Los investigadores también son humanos y en ocasiones pueden ser víctimas de sus propias preconcepciones, supuestos y convicciones. El hecho de que la psicología social tenga como tema de estudio algo tan complejo como el ser humano y su comportamiento convierte el asunto en algo más delicado y exige gran responsabilidad para los investigadores.

Del otro lado, como humanos, requiere cautela y no apresurarse a sacar conclusiones. En lugar de tomar como dogmas los resultados que arroja la psicología social, hay que verlos como son, como el resultado de una investigación. Vale la pena invertir un poco de tiempo en ver cómo se llegó a ciertas conclusiones y compararlas con otras fuentes existentes. A veces el problema no son los estudios mismos sino los medios de comunicación y la interpretación que le suelen dar a estos. Como en todas las cosas es necesario verificar fuentes y comparar diferentes puntos de vista antes de adoptar una postura.

Unas últimas palabras de advertencia para concluir esta entrada. Los valores son parte de estudio de la psicología social. Se investiga cómo se forman los valores, porqué cambian y cómo influyen en las actitudes y las acciones, sin embargo la psicología social no puede decirnos si esos valores están bien o mal.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s