Libros

Y las montañas hablaron – Khaled Hosseini


Quiero empezar con una anécdota personal que me ocurrió hace unos meses. Mi madre compró un pavo, o como les decimos en México, un guajolote. El problema es que a la casa llegó aún vivo y yo no tuve el valor ni de verlo morir ni de comerlo. No puedo pasar por alto el hecho de que toda mi vida he comido carne y eso implica que todos los animales envueltos pasaron por el mismo proceso, el único detalle es que yo no los veo morir día tras día. Esto me dejó la pregunta ¿Seguiría comiendo carne si fuera yo el que los tuviera que matar?

Sé que la anécdota da para muchos debates del tipo “carnívoros vs vegetarianos” que no voy a abordar aquí. Lo que quiero decir es que a los personajes de este libro en cierta forma les pasa algo parecido. En cierto momento de sus vidas hay una experiencia que les abre los ojos a un mundo de tragedias que siempre a estado ahí pero les ha pasado desapercibido y en ese momento toman conciencia del problema y tienen que tomar ciertas decisiones.

Niños afganos

“Y las montañas hablaron”, como novela, me recordó un poco a “Purga” de Sofi Oksanen que leí el año pasado. Ambos nos retratan momentos de la historia de dos pueblos a los que en cierta forma estamos ajenos, por un lado el antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial en Finlandia en el caso de “Purga” y por el otro la escalada de violencia en Afganistán durante los últimos 60 años. En ambas novelas la historia va brincando por capítulos en tiempos y lugares pero todas estas historias se irán interconectando gradualmente.

En 1952, Sabur, un pobre agricultor de una aldea ficticia en Afganistán no encuentra mejor remedio de salvar del hambre a Pari, su hija de 3 años, que entregándola a una pareja rica en Kabul. La decisión la separa de su hermano Abdulá, de 10 años, que se ha dedicado a cuidar a Pari tras la muerte de su madre en el parto. La historia del reencuentro que llevará más de 50 años se entrelaza con la vida de otras personas y sus propias historias individuales. Nos da una visión del Afganistán desmoronado por sus conflictos bélicos con sus montones de refugiados en medio de la pobreza y el dolor.

Como decía, hay una constante que se hace presente en casi todas las historias contadas: cómo el acercamiento y la experiencia propia con el dolor puede darnos conciencia del sufrimiento humano pero también cómo es tan fácil olvidar y volverse ciego ante las injusticias. Las personas, cuando son testigos de las atrocidades, son capaces de compadecerse, entender e intentar hacer algo. Pero una vez que estas se distancian, con frecuencia la preocupación disminuye o deja de existir. Se nos olvida y regresamos a nuestras acomodadas vidas. Si no lo vemos, no existe. Solo son unas cuantas las que regresan al tema y en realidad hacen algo.

Hosseini, el autor, se retrata en uno de esos personajes, y es uno de esos que ve el dolor, promete hacer algo y lo olvida. Hosseini, afgano de nacimiento y quien vive ahora en Estados Unidos en asilo político, parece compartir esa culpa como una carga personal y quizá intenta con su historia de alguna manera cambiar ese sentir y acallar el remordimiento. De igual forma, en mi caso, hay cierta identificación con la novela y mis promesas hechas e incumplidas a otras personas, aquellas a las que les fallé. El relato se convierte en una reflexión y un poderoso estímulo para atreverse a no acallar esas molestias de conciencia y atreverse a intentar a hacer algo sobre todo cuando tiene que ver con contribuir a reducir el sufrimiento que inunda este mundo.

Ficha en Goodreads

Estándar

One thought on “Y las montañas hablaron – Khaled Hosseini

  1. Pingback: Los libros que leí en 2014 | Blágora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s