Ciencia y tecnología, Uncategorized

Isaac Newton, el Cálculo y el analfabetismo matemático


Ayer leía este artículo que compartió Pablo, un ex compañero de universidad. Hubo dos cosas que me llamaron la atención. La primera, ¿cómo es que Newton pudo desarrollar algo tan complejo? y la segunda, ¿por qué las matemáticas nos resultan tan complicadas?

Respecto a la primera, parece bastante obvio que en varios campos de la ciencia las cosas se han descubierto o desarrollado por necesidad. A Newton, por ejemplo, la matemática de sus tiempos le resultaba claramente insuficiente para describir sus estudios sobre la gravedad. Como afirma el artículo, en sus inicios, Newton trató de “establecer relaciones a la fuerza entre el fenómeno físico y la matemática de sus días. A base de prueba y error (con un poco de ingenuidad) vio la necesidad de una matemática completamente nueva”. Ahora bien, Newton ya se había hecho una idea de cuál era el tipo de matemática que buscaba, sabía que necesitaba algo para describir el incremento de la velocidad de un objeto al caer. También sabía que necesitaba algo para describir la elíptica de la órbita de los planetas, las cuales pueden entenderse o verse como secciones de un cono. A través de esas experiencias podemos afirmar que el concepto ya estaba en su mente y ahora solo había que ponerlo por escrito y comprobar que funcionaba.

300px-conic_sections-svg

 

Quien conoce al menos la base del cálculo (diferencia e integral) podrá darse cuenta que en su esencia trabaja con ideas bastante simples. Claro esta que pasar de esas ideas a una nueva matemática no es algo que se vea todos los días y por algo tenemos a Newton y por supuesto también a Leibniz, como grandes mentes de la historia humana.

El ejemplo de Newton ayuda a resaltar que si bien la matemática es posiblemente la ciencia más abstracta, el nivel más bajo en la escala, es a través del contacto con el mundo real que podemos aprenderla. Esto nos pone ya en el terreno de la segunda pregunta: ¿porqué nos resultan tan complicadas?

Hace algunos años escribí en este blog dos entradas basadas en el libro de John Allen Paulos, “El hombre anumérico“.  Anumérico es un término que acuñó el escritor para definir el “analfabetismo numérico”. En una de esas entradas intentaba responder esa pregunta y hago un breve resumen a continuación.

  1. Educación insuficiente. No solo la deficiencia de nuestros sistemas educativos, también la falta de pasión de algunos profesores. Para combatirla hay que sacar la matemática de las aulas y enseñarla en otros lados, siempre enfocándonos en su lado práctico y hasta divertido. Un buen ejemplo me parecen los Legos. Personalmente con mis sobrinos siempre trato de aprovechar cualquier oportunidad en la vida cotidiana para enseñarles que hay una razón de ser para cada concepto matemático y que se puede encontrar en el mundo real. 1449734030_063617_1449736202_rrss_normal
  2. Bloqueo psicológico. Hemos creado una cultura de repulsión a las matemáticas y tenemos que ponerle un alto. Independientemente de su experiencia personal, deje de decirle a sus hijos y conocidos que las matemáticas son difíciles y que no son útiles, dos términos bastante subjetivos, por cierto. Dejemos de fomentar la idea de que es cool saber un ápice de matemáticas y más y especialmente si se trata de mujeres.

Para concluir, retomo las palabras del artículo citado al inicio. Las matemáticas no son para una élite, ni solo para los genios. Son para los que le dedican el tiempo y la disciplina para aprenderlas. Quitémonos los viejos estigmas.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s