Uncategorized

Los olvidados 


Por extrañas circunstancias hoy terminé ayudando a una familia a cargar su mudanza luego de haber sido desalojados. El lugar es una zona en la colonia donde las cosas se han ido tornando peligrosas y la descomposición social parece haber ganado la batalla. 

Un desalojo siempre es aparatoso y difícil de pasar desapercibido. Mientras cargabamos las pertenencias algunos vecinos ofrecieron apoyo y de ellos al menos uno traía su pasote de marihuana y otro sacaba fuerzas inhalando su mona. Otros observadores igual bebían cerveza en la calle o se drogaban. Llamó nuestra atención un grupo de 4 chicas de escasos 16 años que miraban el espectáculo sentadas afuera de su vecindad: dos cargando un bebé en brazos, dos más embarazadas. En ese momento aquella nota periodística reportando a México en primer lugar de embarazos adolescentes no pudo estar más presente. Una de ellas, cargando el bebé, incluso se besaba con alguien con cara de niño que alternaba entre la boca de la chica y su bola de estopa.

Me sigue pareciendo irreal pero para mi tristeza no lo es. ¿Se puede hacer algo en esos casos? A veces me parece que cualquier propuesta resulta inútil. Que igual podría decir que no es mi problema y de hecho hasta cierto grado uno debe hacerlo por salud mental. Aún así soy de los que cree que al menos se puede salvar a unos pocos y más de una vez lo he intentando aunque por primera vez admito que he fracasado en prácticamente todo intento.

Estándar

One thought on “Los olvidados 

  1. Pingback: Los pasados dos días | Blágora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s