Ciencia y tecnología

Ovejas

—Es un carnero especial. Un carnero muy especial. Quiero encontrarlo y, para ello, necesito tu ayuda.

El pasado 22 de febrero, el día que terminaba de leer La Caza del Carnero Salvaje de Haruki Murakami, se cumplían 20 años del anuncio de la oveja Dolly, el primer mamífero clonado a partir de una célula adulta. En realidad, Dolly había ‘nacido’ el 5 de julio de 1996 pero hubo que esperar algunos meses para confirmar que el resultado había sido un éxito.

Un carnero muy especial

Antes de escribir un poco sobre Dolly y su clonación, les platicaré un poco de algunos detalles históricos interesantes que menciona Murakami sobre cómo llegaron las ovejas a Japón. Las ovejas domésticas se cree que surgieron en Mesopotamia y han acompañado a la humanidad ya por varios miles de años. A Japón, según se describe en la novela de Murakami, fueron introducidas durante la época Ansei (1854-1860). Antes de esa época la mayoría de los japoneses no habían visto jamás una oveja, pero parecer ser que gracias al zodiaco chino, el animal resultaba relativamente popular al menos en dibujo, aunque es probable que no estuvieran seguros exactamente de qué animal se trataba. Pese a los intentos gubernamentales que siguieron para tratar de impulsar las crianza de ovejas, estas nunca acabaron siendo relevantes y tampoco rentables. Al final la carne y la lana terminaron por importarse de otras naciones. Un extracto más:

Lo que quiero remarcar son dos puntos: que antes de los últimos años del sogunato Tokugawa*, en Japón no existía ni una sola oveja, y que, a partir de entonces, el Gobierno censó estrictamente cada oveja importada.

[…]

A eso hay que añadir que el linaje en las ovejas es tan importante como en los caballos de carreras, así que es fácil rastrear el origen de casi todas las ovejas que hay en Japón. O sea, son animales que están totalmente controlados. También se pueden comprobar todos los cruces de razas. No existe contrabando, porque no hay ningún curioso que se plantee introducir ovejas de forma ilegal en el país. En cuanto a las razas, prácticamente todas las que hay son southdown, merina, cotswold, oveja china, shropshire, corriedale, cheviot, romanov, frisona del este, border leicester, romney marsh, lincoln, dorset horn y suffolk.

Murakami, Haruki. La caza del carnero salvaje (Spanish Edition) (Kindle Locations 1606-1608). Grupo Planeta. Kindle Edition.

*El shogunato Tokugawa fue un gobierno militar en Japón que concluyó en 1867.

Estas curiosidades cobran sentido en la novela porque el argumento consiste en buscar un enigmático carnero con una mancha de nacimiento en forma de estrella y con un don muy especial. Al más puro estilo detectivesco, el animal se convierte en objeto del deseo y el descubrimiento en una carrera contra el tiempo. Puedes escuchar más detalles en este video de pjorge.

Otra oveja especial

dolly_face_closeup

En la vida real, allá en 1997, la oveja Dolly también se convirtió en estrella y objeto del deseo cuando fue anunciada. El santo grial de la inmortalidad en forma de clones nunca antes había sonado tan real y la idea de llevarlo a cabo en seres humanos parecía tan solo cuestión de tiempo. Aquel clon era especial. Si bien desde 1958 John Gurdon ya había clonado ranas y en los años siguientes siguió una carpa, un ratón, vacas, cerdos, pollos y ovejas, lo que hizo relevante a Dolly fue el procedimiento: la Transferencia Nuclear de Células Somáticas (SCNT por sus siglas en inglés).

A diferencia de los métodos anteriores, la SCNT no usaba células embrionarias y tampoco material genético extra de otro animal. En su lugar solo requería de un óvulo joven (oocito) y una célula madura de cualquier tipo del animal a clonar. En el caso de Dolly, esta última célula, que suministró todo el material genético, provino del tejido glandular mamario de una oveja que ya ni siquiera estaba viva. Al óvulo se le extrae su núcleo y luego se le “engaña” insertándole otro núcleo que proviene de una célula adulta del animal que se va a clonar. Luego, a través de estímulos eléctricos se induce la división celular que resultará en la producción de un embrión con el 100% del mismo material genético que el animal original. Este óvulo activado se inserta por último en el útero de una oveja. Aunque platicado parezca fácil, no lo es. Dolly fue el intento número 277 del procedimiento. Repito, se estaba usando una célula diferenciada o especializada, es decir, que ya tenía asignado un papel como por ejemplo conformar tejido óseo, neuronal o muscular, para generar una copia idéntica del ser vivo original.

Un bache en el camino

Entre las muchas objeciones que surgieron respecto a la clonación, durante los siguientes años hubo una que particularmente generó mucho impacto: el cuerpo de Dolly se deterioró rápidamente y murió a los 6 años y medio, muy joven para su especie. De hecho, tuvo que ser sacrificada debido a que tenía cáncer pulmonar. No faltaron las voces que de inmediato proclamaron que aquello era un claro castigo divino ante el blasfemo intento de jugar a ser dioses.

El tiempo terminó dejando claro que el cáncer de Dolly estaba más conectado con una infección de un retrovirus que con su condición como clon. Otras ovejas, compañeras de Dolly en la misma manada pero gestadas de forma natural habían corrido el mismo trágico destino. Pero el envejecimiento prematuro era real y estaba de alguna manera conectado a la clonación. Parecía como si al utilizar el núcleo diferenciado de una célula de otro ser vivo, este portaba no solo la información genética del individuo original sino también su edad. Este curioso detalle parecía tener respaldo en los análisis que revelaron que los telómeros de Dolly estaban acortados. Los telómeros, los extremos de los cromosomas, no solo juegan un papel muy importante en la división celular sino que también parecen limitarla a manera de un “reloj biológico”. Aquí una explicación más detallada.

Sin embargo, en los años posteriores a la clonación de Dolly se efectuaron más clonaciones siguiendo el mismo procedimiento que arrojaron resultados confusos. Algunos revelaron que las clonaciones podían producir animales tan saludables como los gestados de forma natural. Tal fue el caso de otros clones de Dolly que se produjeron utilizando el mismo material genético. Hasta julio de 2016, cuatro de estas ovejas habían completado los 9 años de edad en perfecto estado. Otros estudios, por otro lado, siguieron revelando signos de envejecimiento prematuro muy ligados al acortamiento de los telómeros. Algunos incluso sugieren que el acortamiento puede estar ligado al tipo de tejido celular que se utilice para la clonación. ¿Cómo asegurar entonces una clonación donde el reloj biológico también se reinicie? No existe un respuesta aún definitiva. Como afirma el profesor José Cibelli, “parece existir un mecanismo natural incorporado a los óvulos que es capaz de rejuvenecer una célula. Todavía no sabemos qué es, pero está ahí”.

Los estudios no han terminado y aún hay destellos de iluminación. Por ejemplo, a la par de la clonación, están las investigaciones respecto a las células madre. Estas células aún no están diferenciadas y se les llama pluripotentes porque tienen el potencial de generar cualquier otro tejido. El tremendo interés en ellas se debe a su potencial en la medicina, pues ofrecen la posibilidad de ser utilizarlas para regenerar y reparar tejidos. Pues bien, en 2006 un grupo encabezado por el doctor Shin’ya Yamanaka logró reprogramar células ya diferenciadas para convertirse en células madre pluripotenciales. Esto resultó en gran alivio para la comunidad científica pues anteriormente la mayoría de la “materia prima” para obtener células madre provenían de un solo lugar: los embriones. Las implicaciones éticas y la controversia generada obviamente eran enormes. Para conseguir “inducir” la pluripotencia en estas células diferenciadas, Yamanaka se valió de 4 genes que se toman de una célula madre y que ayudan a des-diferenciar las celulas. ¿Qué tiene que ver esto con la clonación? Pues que según los estudios más recientes, este procedimiento no reinicia el reloj biológico a nivel celular. Algo falta todavía. A 20 años de Dolly aún seguimos en la apasionante búsqueda.

Estándar
Ciencia y tecnología, Fitness, Uncategorized

La fortaleza de las plantas

Flor de lino en mi jardín. Un poco abajo, al fondo se alcanza a ver la cápsula que contiene las semillas conocidas como linaza.

Ha crecido un poco de lino (Linum usitatissimum) en el jardín resultado de los restos de alpiste compuesto (mezcla de alpiste con diversas semillas y nutrimentos para aves) que usé para mi alimentador de aves. Al principio no sabía lo que eran, pero sus flores me gustaron mucho. Hoy al explorar las semillas que esta dando encontré que era linaza y lo confirmé buscando un poco en Wikipedia.

Es curioso saber que esta humilde planta ha estado presente en la historia de la humanidad por muchos siglos. Su nombre nos remonta al antiguo Egipto donde las plantas y sus flores quedaron inmortalizadas en algunas pinturas y de sus resistentes fibras se fabricaron tejidos que incluso envolvieron momias. Los faraones se extinguieron pero el lino no. Al contrario, su uso se extendió por toda la Europa medieval y hasta el siglo XVIII era la fibra textil más importante solo después de la lana. Hasta nuestros días existen las telas y ropas de lino. Sus fibras son casi el doble de resistentes que el algodón y son frescas, lo que las hace ideales para la ropa de verano.

Las plantas nos han aportado tanto que con frecuencia es fácil pensar que están ahí con el mero propósito de cumplir una función para el ser humano, esperando que las tomemos. Es una visión antropocentrista típica y con frecuencia acompañada de bases religiosas o espirituales.

“¿Por qué las plantas pueden servir para curar enfermedades? ¿Por qué son muy buenas y nos quieren mucho?” pregunta J.M. Mulet, profesor de biotecnología, en el libro Medicina sin engaños. A continuación nos invita a reflexionar en un hecho que con frecuencia pasamos por alto. A diferencia de otros seres vivos, una planta no puede moverse, cuando existen condiciones adversas, “en vez de huir como cobardes […] como hacen los animales “, su respuesta es adaptarse “cambiando su composición química”. Por ejemplo, ante la sequía algunas acumulan azucares para evitar perder agua; ante el abundante sol muchas frutas adoptan colores vivos como resultado de la acumulación de antioxidantes que les sirven para protegerse del exceso de luz solar. Las mismas semillas tienen impresionantes mecanismos para permanecer “dormidas” por años hasta que se encuentren con las condiciones favorables para germinar.

Así es, las plantas son seres vivos con unos de los metabolismos más complejos de la naturaleza. La transformación de CO2 a energía es un metabolismo que efectuamos de la misma forma una levadura que un ser humano. La fotosíntesis es idéntica en un alga microscópica que en un pino de Oregón. Estos son metabolismos primarios. Las plantas, sin embargo, poseen una variedad increíblemente rica de metabolismos secundarios. Ancladas a un terreno, no solo tienen que hacer frente al ambiente, también tiene que defenderse de otros seres vivos que la incomodan o bien sacarles provecho, desde grandes herbívoros como las jirafas, hasta algunos hongos.

Esta situación ha dado como resultado colateral lo que ya conocemos: una riqueza de productos a los que el ser humano le ha sabido sacar provecho. La lista es enorme: colorantes, textiles, especias, aceites, drogas, venenos, etcétera. La salicilina, la quinina y los fitoestrógenos son moléculas que las plantas usan para su defensa. De la primera obtenemos anti-inflamatorios y antipiréticos (disminuyen la fiebre), de la segunda obtuvimos el primer medicamento para la malaria, de la tercera los primeros anticonceptivos pues al guardar estos cierto parecido a las hormonas sexuales humanas, interfieren en los metabolismos asociados a ellas.

Ante tanta riqueza y variedad es fácil creer que la naturaleza o las plantas ocultan la cura para todo. Aprovechándose de estas creencias y de la ignorancia, se ofrecen con frecuencia productos milagrosos con la etiqueta de naturales como sinónimo de “no pueden hacerte daño”. Esto como ya vimos, no es para nada cierto, la naturaleza también posee lo necesario para matarnos y algunos remedios pueden ser verdaderamente peligrosos. Una consulta en Internet sobre alguno de estos productos milagrosos, alguna planta, superalimento o lo que se le venga a la mente arrojará de inmediato una enorme cantidad de páginas que le dirán que son buenísimos desde la dieta hasta para combatir el cáncer o la diabetes. Abundarán muchas buenas historias y experiencias pero poco rigor científico. La misma Wikipedia no suele ser el mejor lugar para buscar.

Un mejor lugar para buscar la evidencia científica que respalde cierto producto natural o inclusive otro tratamiento es Cochrane. Se trata de una red global independiente de investigadores, profesionales, pacientes, cuidadores y personas interesadas en la salud que hacen disponibles las investigaciones sobre todo tipo de tratamiento. También existe Information is Beautiful. El objetivo es el mismo: ofrecer evidencia seria. Seguro aquí se alzaran voces que afirman que estos sitios responden a intereses de las farmacéuticas u otros grandes “lobbies” que buscan el control mundial. Hay varios argumentos para desarmar esta forma de pensar pero para no hacer demasiado larga esta entrada solo diré que si usted es uno de ellos pueden tomar la acción que quiera y seguir usando el timo de su preferencia. El método científico obliga a buscar verdadera evidencia y esta evidencia arroja resultados medibles, porcentajes que avalan la eficacia, repetibilidad.

Por ejemplo y ya para concluir, la valeriana es famosa en la herbolaria y se usa comúnmente como somnífero. Curiosamente, la evidencia científica disponible hasta el momento no ha comprobado su efectividad. ¿Será que se trata de un efecto placebo? Todo apunta a que sí, pero aún si el día de mañana la ciencia encontrara cierta evidencia de su efectividad para favorecer el sueño tenga por seguro que explicará la sustancia involucrada y el mecanismo de acción. Así ha sucedido ya con una buena cantidad de moléculas que hemos tomado de las plantas. La medicina no esta peleada con ellas y se debe agradecer que exista un proceso bien definido para explicar porqué funciona determinando componente. Finalmente no esta de más la recomendación más conocida y más desoída: Si parece demasiado bueno, no lo es.

Recomendación:

Mulet, J.M.. Medicina sin engaños: Todo lo que necesitas saber sobre los peligros de la medicina alternativa. Grupo Planeta.

Estándar
Ciencia y tecnología, Entretenimiento, Musica, Peliculas

Probando YouTube Red

Como usuario subscrito de Google Play Music recibí la semana pasada en automático acceso a YouTube Red. El fin de semana estuve echando un vistazo.

Efectivamente YouTube Red es para muchos “el YouTube sin anuncios” pues esta es una de sus principales características, una que yo agradezco bastante. Si los anuncios y la publicidad te sacan continuamente de quicio, esta es la opción oficial y legal para deshacerte de ellos, aunque no estoy tan convencido de pagar solamente por este beneficio.

La segunda bondad es la de poder guardar o descargar videos en tus dispositivos para mirarlos después sin conexión. No la he usado todavía pero creo que también será una de mis características favoritas, de hecho aún sigo esperando que Netflix haga algo similar con su servicio para declararme un zombie fan declarado.

El tercer gran atractivo, que en teoría debería escalar para convertirse en el primero, son los contenidos originales. Y es que finalmente YouTube Red le esta apostando a ser una competencia directa para Amazon Prime o Netflix. Aquí tenemos hasta el momento 9 series y 4 películas, contenido exclusivo. Dos puntos negativos:

  1. No hay doblaje ni subtítulos en español. Si eres de los que te gusta practicar tu inglés mirando series aquí esta una opción; pero seguro para el resto del público mexicano, que es mayoría, esto será un gran impedimento.
  2. Contenido poco atractivo. Evidentemente no he visto siquiera una película o serie completa, pero de primer vistazo no se me antoja ninguna. En su mayoría abundan las comedias y lucen algo tontas, quizá tenga que ver con el hecho de que han invitado a youtubers gringos como colaboradores. Me deprime pensar que hagan lo mismo con nuestras “brillantes” personalidades mexicanas. Revisaré los documentales para ver si encuentro algo rescatable.

Como último aspecto está el hacer uso de aplicaciones como YouTube Music y YouTube Kids que vendrían a funcionar como una especie de canales donde se han seleccionado, filtrado y organizado videos de YouTube. Por ejemplo, en el caso de YouTube Kids, uno puede elegir videos educativos para niños. Por lo que entiendo, uno puede hacer uso de estas aplicaciones sin una suscripción a YouTube Red, lo único que estarían ganando con la suscripción sería la eliminación de la publicidad.

Y claro, acceso a Google Play Music que ahora van juntos y si contrata uno ya tiene el otro. Para usuarios Android el servicio cuesta $99.00 al mes y para iOS sale en $139.00. En Android hay una promoción que me esta tentando; se trata de su plan familiar donde por solo $149.00 al mes se obtienen 6 cuentas.

En general, como usuario de Google Play Music, me parece un buen producto pero que no recibe la atención que merece, en varios sentidos Spotify y Apple Music siguen siendo superiores. Lo mismo me ha pasado con Google Play Movies. El servicio es bueno pero falta que le pongan un poco más de atención. A veces siento como si para Google fuera un negocio secundario al que no le tiene demasiada expectativa. Es como cuando uno va al restaurante y come rico, pero el trato y el servicio arruina la experiencia. Y siento que YouTube Red también va a ser bastante similar.

Estándar
Ciencia y tecnología, Libros

Sumar mentalmente

Ayer jugando con los números de unas entradas nos acordamos de esa historia de los 21 en los boletos del transporte público. Básicamente, si la suma de los dígitos de tu boleto sumaban 21, te ganabas un beso. A mi me salió el 26834. Cuando tengo que hacer estas operaciones siempre busco la manera de simplificar, por ejemplo en este caso veo que 8+2 suman 10 y que 6 + 4 también suman 10, así que ya llevo 20 y solo me falta sumarle 3. El total es 23.

Si por ejemplo tuviera el 44544, pues fácil, 4×4 = 16; 16 + 5 = 21. Y le platicaba esto a un amigo unos años menor que yo, pero como que se le hizo difícil y prefirió sumar todo en el orden que iba. No sé, a veces estas situaciones me sorprenden o me hacen pensar que de verdad estamos muy mal en la educación.

Y aquí va otro truco. Felicidades si ya lo conocen y si no, espero no deserten tan fácil. Fue en un libro de Alberto Coto donde leí del método de sumar mentalmente comenzando de izquierda a derecha y de las bondades que tenía. Quiero resaltar que me refiero a situaciones donde no tenemos papel ni lápiz para efectuar una operación.

Supongamos que deseo sumar 392 + 456 + 564 con el método tradicional de derecha a izquierda mentalmente. Estos serían los pasos:

  1. 2+6+4 = 12, tenemos el 2 que hay que memorizar y el 1 que llevamos como acarreo a la siguiente suma.
  2. 9+5+6 = 20 le sumo el 1 del acarreo anterior y nos da 21, debo recordar ahora el 1 y el 2 de la operación anterior, es decir, 12 y llevarme el 2 como acarreo para la siguiente suma.
  3. 3+4+5 = 12 más 2 de acarreo anterior nos da 14 y como ya no hay más dígitos tenemos 14 y el 12 lo que forma el 1412.

 

wp-image-973223720jpg.jpg

Método tradicional de derecha a izquierda

El método de izquierda a derecha casi parece igual pero sobre el cálculo notaremos algunas ventajas. Describo los pasos comenzando con los dígitos más a la izquierda:

  1. 3+4+5 = 12, me quedo mentalmente con ese 12.
  2. 9+5+6 = 20, tomo el 2, que es el acarreo y lo sumo al 12 anterior, esto es 14. Tengo ahora 14 y 0.
  3. 2+6+4 = 12, tomo el 1 que es el acarreo y lo sumo al 0 anterior, esto es 1. Tengo finalmente 1412 que es el resultado final.

Si efectúa estos ejercicios mentalmente, notará que lo que tiene que recordar en el segundo método se reduce. Parece que también le da una ventaja a la memoria en vista de que cuando leemos una cifra lo hacemos comenzando desde la izquierda (1412 = Mil cuatrocientos doce) y este método ocupa el mismo orden.

Si analiza con más detenimiento, vera que el método es una variante de hacer lo siguiente, si por ejemplo tiene que sumar 456 + 345. Puede descomponer la suma como 456 + 300 = 756; 756 + 40 = 796; 796 + 5 = 801 porque efectivamente 345 = 300 + 40 +5. Este hecho nos lleva a mi ventaja favorita de este método, en especial si se trata de magnitudes que representan dinero. Si ocupa este método los errores se minimizan.

Imagine que acude a una tienda y tiene que pagar por 3 productos las siguientes cantidades: $345.50 + $467.00 + $45.00. Si usted toma los primeros dígitos de cada número, las centenas, que en este caso son el 3 y el 4 (el precio de $45.05 no tiene centenas) el resultado será 7, esto de entrada le dice que su cuenta debe superar los $700 pesos. Si suma ahora las decenas: 4+6+4 = 14 y ajusta con el 7 que calculó en el paso anterior, tiene 84, es decir, su suma asciende a más de $840 pesos. Conforme va haciendo el siguiente paso la suma se va definiendo hasta quedar completa, pero si decide parar aquí, al menos usted ya tiene una idea de cuánto espera que le vayan a cobrar y como podrá ver, es mejor equivocarse con los centavos que con los cientos. Así que comience sumando los dígitos más grandes, es decir, los de la izquierda. Si por ejemplo, en este caso, el tendero le cobra más de $900 pesos usted ya podría prender la alarma de que algo no anda bien. Si por el contrario, usted inicia sumando los centavos, tendrá que concluir la operación para que esta le arroje un valor realmente útil.

Si ha llegado hasta aquí, felicidades. Y si no sabias de este método, te invito a usarlo la próxima vez que tengas que hacer una suma mental.

Estándar
Ciencia y tecnología, Computacion, Entretenimiento, Peliculas, Uncategorized

Tercera temporada de Mr. Robot

robot_mirroring_mediagallery_robotsign

Acaba de ser confirmada la tercera temporada de Mr. Robot y me ha tomado por sorpresa. Desde los últimos capítulos de la primera temporada mi sensación ha sido que se trata de una serie excelente y compleja que fascina a un reducido grupo de nerds pero que no necesariamente genera las suficientes ganancias y que seguramente se quedaría en la segunda temporada. Pues bien, admito que estoy equivocado.

Lo que viene a continuación contiene algunos spoilers de la primera temporada.

Para mi el primer capítulo fue cautivador y de ahí todo siguió en escalada. Conocemos a Elliot Alderson, un ingeniero en seguridad informática que en sus tiempos libres es una especie de hacker justiciero. En los primeros 10 minutos lo vemos desenmascarar a un empresario que posee pornografía infantil. Mi primera impresión fue que se trataba de una trama muy similar a Fight Club, cuando Elliot se topa con ese alter ego llamado Mr. Robot. No estábamos tan equivocados, excepto que la serie comenzó a trazar su propio camino.

La personalidad de Elliot, muy bien ejecutada por Rami Malek, es tan compleja que se convierte en su primer enemigo. Su mente va desquebrajándose con el trastorno de ansiedad, la paranoia y los problemas se agravan con el mal uso de los medicamentos y el consumo de drogas. La batalla por la cordura se vuelve parte fundamental de la trama. Poco a poco descubrimos que Mr. Robot es la proyección mental de su padre. ¿Pero porqué otro personaje aparte de Elliot también logra interactuar con él? A esto se suma Tyrell Wellick, el antagonista en su momento, con una personalidad sumamente enfermiza y una obsesión por el poder que no conoce límites, la actuación de Martin Wallström también se impone. Todo esto se adereza con una variedad de personajes tan extraños como la vida real: el jefe de Elliot que es un hombre homosexual muy comprometido con su trabajo; la terapista de Elliot a quien Elliot se la pasa engañando aunque siempre resulta ser un ancla en su complicado mundo; la esposa de Tyrell que es quizá peor que su esposo; Whiterose, una mujer transgénero que es la líder de el Dark Army.

Quizá el dato técnico mejor conocido y aplaudido de Mr. Robot es su realismo y precisión al mostrar escenas de hacking  y temas de seguridad informática. Incluso refleja varias técnicas de ingeniería social. Sam Esmail, el director, ha hecho un buen trabajo asesorándose con expertos y hackers para mostrar ataques informáticos verdaderamente convincentes y no esas escenas ridículas que abundan en las películas. Otros detalle técnico encantador es la excelente selección de musical. Y uno menos relevante pero que también toca la fibrita nerd es el nombrado de los capítulos muy a la jerga del lenguaje informático y con constantes alusiones al cifrado de archivos.

La serie también ha jugado en algunos momentos escondiendo mensajes en código binario. Para el estreno de la segunda temporada dejaron un mensaje oculto en uno de los trailers y la imagen con la que se anunciaba la segunda temporada retomaba varios elementos del cuadro de John Trumbull de La Declaración de Independencia. En el centro, una pantalla ocultaba nuevamente un mensaje en binario.

El final de la primera temporada es hasta cierto grado el mismo final que el de Fight Club. Los hackers han ganado y derrocado al sistema. Pero Fight Club termina ahí. No nos muestra lo que sigue y es en cierta forma el “y fueron felices para siempre”. En Mr. Robot las cosas apenas comienzan, el mundo esta en caos y se buscan culpables. ¿Se logró el objetivo? ¿Y de todo lo que vimos, qué tanto es real y qué tanto no? Parece que Mr. Robot aún nos oculta varias sorpresas.

Estándar
Arte, Blogs, Ciencia y tecnología, Computacion, Libros

El Artesano

artesanos

Otro post desempolvado del 2013. Este libro también fue una recomendación de Isaac (@rugi). El autor es Richard Sennett, un sociólogo estadounidense (quien por cierto tuvo entre sus profesores a Hannah Arendt) y forma parte de una trilogía aún incompleta sobre el trabajo y la sociedad, o más concretamente del “Homo Faber“, el hombre que fabrica, que usa herramientas.

La revolución industrial del siglo XVIII supuso un parteaguas en todos sentidos. Uno de ellos significó el desplazamiento de los artesanos, personas que practicaban diversos oficios pero siempre caracterizados por su trabajo manual y que a base de años y práctica se volvían expertos. Aunque no se extinguieron, quedaron relegados a aquellas actividades donde el trabajo manual no fue sustituible o bien le aportaba aún cierto valor al producto final.

Sennett analiza con detalle y revindica la vida de estos personajes para rescatar importantes lecciones que parecen indispensables en el mundo laboral ajetreado y con frecuencia, tan vacío, que vivimos hoy. Para empezar nos recuerda que la labor de estos trabajadores se encontraba en un punto intermedio entre el trabajo mecanizado que realiza un obrero y el artístico o creativo que efectuaba un artista. Para Sennett la artesanía, o su cultura, se puede ejerce en cualquier trabajo cuando es impulsado por la calidad, por el deseo de hacer bien una tarea.

Pero para saber cómo conseguir esa motivación tenemos que regresar a la figura del artesano. El artesano, a semejanza del artista, disfruta y se apasiona moldeando una pieza, le imprime su sello personal y trabaja con cierta libertad e independencia. De igual forma, el trabajador actual necesita un impulso semejante y si no existe, debe reconsiderar su situación. Necesitamos de igual forma construir más ambientes laborales que estén en la posibilidad de ofrecer estos motores a las personas. La gente necesita trabajar por un tema de autoestima, más allá del dinero.

Este concepto de artesano se esta extendiendo a varias profesiones hoy en día. Entre las más evidentes esta efectivamente el desarrollo del software, basta con googlear “Software craftsmanship” para darse una idea. Es curioso, sin embargo, que por varios años se ha venido utilizando este término de manera un tanto despectiva para referirse al trabajo a veces mal hecho, lleno de parches o muy alejado de cierta metodología de desarrollo. El nuevo enfoque reconoce un hecho que siempre ha estado a la vista: no hay dos códigos iguales. El trabajo del programador es por lo tanto un trabajo único y con posibilidad de llevar un sello personal. Sin embargo, el concepto más relevante tiene que ver con desarrollar un producto de calidad. Semejante al artesano que no descansará hasta tener una pieza con la que este satisfecho. En México, uno de estos movimientos lo impulsó Domingo (@domix) y se puede leer más en el blog de Artesanos de Software.

Aunque el libro da para más consideraciones, me gustaría concluir añadiendo que Sennett también reflexiona sobre nuestro futuro invadido de máquinas donde ser desplazado por ellas en nuestro trabajo sea una realidad. Para Sennett el asunto central no es ser o no desplazados, sino cómo ser más inteligentes en el modo en que usamos estas máquinas. La revolución industrial también puede verse como un triunfo del hombre al usar sus herramientas. Somos “homo fabers” y depende de nosotros repensar cómo podemos usar las máquinas, como prótesis, como herramientas, como ayudas en vez de simplemente usarlas para que hagan para nosotros lo que nosotros no queremos hacer… ¿Cómo podemos ver esta tecnología como una amenaza? La amenaza está dentro de nosotros mismos.

Estándar
Ciencia y tecnología, Uncategorized

Isaac Newton, el Cálculo y el analfabetismo matemático

Ayer leía este artículo que compartió Pablo, un ex compañero de universidad. Hubo dos cosas que me llamaron la atención. La primera, ¿cómo es que Newton pudo desarrollar algo tan complejo? y la segunda, ¿por qué las matemáticas nos resultan tan complicadas?

Respecto a la primera, parece bastante obvio que en varios campos de la ciencia las cosas se han descubierto o desarrollado por necesidad. A Newton, por ejemplo, la matemática de sus tiempos le resultaba claramente insuficiente para describir sus estudios sobre la gravedad. Como afirma el artículo, en sus inicios, Newton trató de “establecer relaciones a la fuerza entre el fenómeno físico y la matemática de sus días. A base de prueba y error (con un poco de ingenuidad) vio la necesidad de una matemática completamente nueva”. Ahora bien, Newton ya se había hecho una idea de cuál era el tipo de matemática que buscaba, sabía que necesitaba algo para describir el incremento de la velocidad de un objeto al caer. También sabía que necesitaba algo para describir la elíptica de la órbita de los planetas, las cuales pueden entenderse o verse como secciones de un cono. A través de esas experiencias podemos afirmar que el concepto ya estaba en su mente y ahora solo había que ponerlo por escrito y comprobar que funcionaba.

300px-conic_sections-svg

 

Quien conoce al menos la base del cálculo (diferencia e integral) podrá darse cuenta que en su esencia trabaja con ideas bastante simples. Claro esta que pasar de esas ideas a una nueva matemática no es algo que se vea todos los días y por algo tenemos a Newton y por supuesto también a Leibniz, como grandes mentes de la historia humana.

El ejemplo de Newton ayuda a resaltar que si bien la matemática es posiblemente la ciencia más abstracta, el nivel más bajo en la escala, es a través del contacto con el mundo real que podemos aprenderla. Esto nos pone ya en el terreno de la segunda pregunta: ¿porqué nos resultan tan complicadas?

Hace algunos años escribí en este blog dos entradas basadas en el libro de John Allen Paulos, “El hombre anumérico“.  Anumérico es un término que acuñó el escritor para definir el “analfabetismo numérico”. En una de esas entradas intentaba responder esa pregunta y hago un breve resumen a continuación.

  1. Educación insuficiente. No solo la deficiencia de nuestros sistemas educativos, también la falta de pasión de algunos profesores. Para combatirla hay que sacar la matemática de las aulas y enseñarla en otros lados, siempre enfocándonos en su lado práctico y hasta divertido. Un buen ejemplo me parecen los Legos. Personalmente con mis sobrinos siempre trato de aprovechar cualquier oportunidad en la vida cotidiana para enseñarles que hay una razón de ser para cada concepto matemático y que se puede encontrar en el mundo real. 1449734030_063617_1449736202_rrss_normal
  2. Bloqueo psicológico. Hemos creado una cultura de repulsión a las matemáticas y tenemos que ponerle un alto. Independientemente de su experiencia personal, deje de decirle a sus hijos y conocidos que las matemáticas son difíciles y que no son útiles, dos términos bastante subjetivos, por cierto. Dejemos de fomentar la idea de que es cool saber un ápice de matemáticas y más y especialmente si se trata de mujeres.

Para concluir, retomo las palabras del artículo citado al inicio. Las matemáticas no son para una élite, ni solo para los genios. Son para los que le dedican el tiempo y la disciplina para aprenderlas. Quitémonos los viejos estigmas.

Estándar