Libros

De qué hablo cuando hablo de escribir

Dice Daniel Zavala (@Siedrix) que su método para cocinar consiste en leer una receta de Internet, grabarse con una GoPro ignorando la receta y haciendo lo que se le dé la gana y si el resultado es bueno, entonces ver la grabación y anotar la receta. Ignórela, si gusta, la próxima vez que cocine y repita ad infinitum.

Convertirse en escritor (literario) bien puede asemejarse a ese proceso. Uno va a encontrar muchas recetas en forma de libros, experiencias y blogs. Habrá algunas coincidencias pero también grandes discrepancias. Al final te darás cuenta que tendrás que construirte tu propia receta mediante un proceso a prueba y error.

51kq5z9ubul

Una de esas recetas es “De qué hablo cuando hablo de escribir” de Haruki Murakami cuya traducción recién nos ha llegado al español. Lo siguiente es un breve resumen del libro.

Capítulo 1: De vocación, novelista…

Dice Murakami que cuando un escritor intenta incursionar en el terreno de otro, llueven las críticas. Pero si algún amateur de otra profesión incursiona en la novela, entonces es bien recibido. La diferencia quizá se deba a que escribir una novela puede ser fácil, pero sobrevivir y permanecer vigente no lo es. El amateur no representa en ese momento una amenaza. También dice que escribir novelas no es para “los extremadamente inteligentes”, los que suelen escribir de forma concisa y directa pues su preparación los ha acostumbrado a transmitir el mensaje de la manera más simple y lógica y por lo tanto se alejarán de la narración, elemento fundamental del escritor. Aunque el trabajo de escritor pueda considerarse innecesario y el proceso de escribir una novela algo “torpe”, lento y fastidioso, esta labor aporta al mundo, según sus palabras, “un elemento de equilibrio sin el cual se deformaría sin remedio”.

Capítulo 2: Acerca de cuándo me convertí en escritor

Nos narra sus inicios, llenos de apuros y dificultades que al final reconoce fueron “de invaluable aprendizaje”. La idea de volverse escritor llegó en abril de 1978 en un partido de béisbol. Su primera obra nacería meses después: Escucha la canción del viento. Insatisfecho con el borrador descubrió que escribir en japonés, su lengua materna, le daba demasiada libertad; pero que si escribía en inglés sus posibilidades se reducían y lo obligaban a escribir en frases cortas, con una estructura gramática más simple. Ahí encontró un estilo propio con el que reescribió Escucha la canción del viento. Para los críticos aquello fue una ofensa a la lengua japonesa.

Capítulo 3: Sobre los premios literarios

Sobre los premios literarios, Murakami dice que no le importan, que son engañosos y que con frecuencia aportan más cosas malas que buenas. Su carácter solitario lo mantiene alejado del mundo literario y los concursos donde varias ocasiones ha sido invitado como juez. Lo que importa son los lectores y ellos son los verdaderos jueces. “Si una obra es buena de verdad, todo el mundo la recordará y habrá superado así la prueba del tiempo”.

Capítulo 4: Sobre la originalidad

¿Qué hace original una obra? Para Murakami, debe cumplir con los siguientes requisitos: 1) Tener un estilo propio, diferenciado de los demás. 2) Ser capaz de superar ese estilo peculiar a medida que pasa el tiempo. Debe crecer y evolucionar. 3) Con el paso del tiempo debe tener la fuerza para convertirse en estándar, en norma. En muchos casos esto obliga a romper con los lineamientos establecidos y en Japón, donde la cultura se rige bajo un principio de armonía y uniformidad, esto suele producir un fuerte rechazo. “La originalidad es algo fresco, enérgico e inconfundiblemente propio”.

Capítulo 5: Ahora bien, ¿qué escribo?

¿Qué hábitos o entrenamiento pueden ser útiles para convertirse en escritor? De entrada, leer mucho. También evitar sacar conclusiones precipitadas o rotundas, esa labor le va mejor al periodista, al crítico u otro estudioso. El escritor espera, no hace juicios de valor fácilmente. Por otro lado, debe aprender a acumular los materiales de la realidad tal cual. Lo que más le ayudará será coleccionar elementos útiles, detalles concretos y almacenarlos en una “taquilla mental” listos para enlazarlos al escribir una historia. En conclusión, el que aspira a escritor debe ser un observador capaz de ver en el mundo que lo rodea “piedras preciosas en bruto tan atractivas como misteriosas”.

Capítulo 6: Que el tiempo se convierta en un aliado …

Escribir una novela es un trabajo que requiere tiempo, disciplina y perseverancia. El método de Murakami es más o menos el siguiente: completar 10 páginas al día y cuando la novela esta terminada, prosigue una serie de dos, tres o más reescrituras separadas por tiempos más o menos largos de descanso. Es después de esto que llega el momento de pedir una tercera opinión y entonces … más reescritura. Él mismo admite: “habrá lectores a los que les guste […] y otros a los que no”.

Capítulo 7: Una infinita vida física e individual

Escribir novelas es un trabajo solitario. Una novela larga, para Murakami, se traduce en uno, dos o hasta tres años con mucho tiempo detrás de un escritorio y jornadas que inician en la madrugada y se prolongan cinco a seis horas. “La sobriedad y monotonía resultan imprescindibles si uno quiere escribir”. ¿Cómo se consigue la persistencia? “Logrando que el cuerpo se convierta en un aliado”, dice él y añade que “la agilidad mental y la flexibilidad espiritual” están ligadas a la fuerza física. Correr y nadar le han resultado los perfectos aliados. Vivir plenamente implica “cuidar el cuerpo, la estructura física que guarda nuestro espíritu, y avanzar firmemente con él hacia adelante, paso a paso”.

Capítulo 8: Sobre la escuela

¿Hasta qué punto la escuela le fue útil como escritor a Murakami? En poco. En general, su sentir es que perdió demasiado tiempo memorizando cosas absurdas y aburridas en lugar de aprovechar otras oportunidades, encontrar sus fortalezas y explotarlas. La intención no declarada de la escuela es convertir a los estudiantes en ovejas que resulten fáciles de manipular y extiende ese mismo sentir a todo aspecto del sistema social de su país. El sistema educativo debería dejar espacio para que las personalidades de los estudiantes encuentren un camino propio, una forma de vivir, uno que no aplaste la imaginación.

Capítulo 9: ¿Qué personajes crear?

Sobre los personajes de las novelas, Murakami reconoce que casi nunca se basa en personas reales y si lo hace, los transforma casi por completo. Más bien, extrae en automático información archivada en distintos compartimientos de su cerebro y la combina para formar un personaje según lo demande su historia. Eso sí, es imprescindible conocer a muchas personas, no a fondo, pero si en su apariencia, forma de expresarse y actuar. En un principio, sus relatos fueron siempre en primera persona del singular masculino. Con el tiempo comenzó a experimentar con otros recursos: narradores y terceras personas. Por lo general, cada que empieza una nueva novela, Murakami se pone uno o dos objetivos concretos, casi siempre de tipo técnico, que le planteen algún desafío. El escritor debe crear personajes que parezcan reales y resulten interesantes, atractivos y autónomos. Si estos de verdad están vivos, a partir de cierto momento terminarán por moverse solos a la par de la historia o inclusive hasta tomaran de la mano al autor para llevarlo a lugares insospechados.

Capítulo 10: ¿Para quién escribo?

En pocas palabras, escribe para sí mismo, para sentirse bien. Cualquier acto de creación tiene una intención de curación o de corregirse a si mismo. Murakami escribe sin pensar en un lector en concreto, quizá por eso se considera un escritor intergeneracional. Aún así, en momentos escribe para un lector imaginario sin edad, profesión o sexo lo importante es que ese lector este de algún modo conectado a él. Las críticas duras le duelen, las positivas le animan y siempre se siente satisfecho cuando alguien afirma que alguna de sus novelas le ha aportado algo positivo. El trato con sus lectores es escaso y limitado, pero cuando lo hace, procura que sea bastante personal. Agradece a los lectores sinceros que le dicen “Me ha desilusionado mucho si nuevo libro”, es señal de que existe cierta confianza. Si un libro no les ha gustado, desea de todo corazón que el siguiente si lo haga.

Capitulo 11: Salir al extranjero. Nuevas fronteras

Es un resumen de cómo se dio a conocer al mundo y llegó a ser escritor de best sellers. El primer gran paso fue Nueva York. Su idea de probar suerte en Estados Unidos se debió por un lado a que Japón vivía un boom económico y solo se hablaba de dinero y por otro lado se debió a la mala crítica que continuamente recurría a atacar su vida personal más que sus novelas. El éxito en Estados Unidos curiosamente también se tradujo a una gran aceptación en toda Europa y Rusia. Con los países asiáticos el éxito se mantuvo al margen. Murakami esta convencido que las editoriales y personas con las que se asoció, incluyendo traductores, son los grandes responsables de dicho éxito. Quizá por todo eso se siente más obligado a atender apariciones en el extranjero que en su propio país. Aún así sabe que nunca dejará de ser un escritor japonés. “Resulta extraño, pero me fui de Japón porque quería escapar de mi país natal y de sus rígidas estructuras, y al final no me ha quedado más remedio que establecer una nueva relación con mi país de origen”. ¿Queda alguna frontera a vencer? Sí. Murakami se considera un escritor en su punto medio del proceso de evolución. Ya se afianzó en Japón, ya salió al extranjero. Ahora le falta llegar a la lejanía, a territorios nuevos y desconocidos sean estos geográficos o bien las profundidades de sí mismo.

Conclusión

Como mencioné al principio, es la “receta” de Murakami para ser escritor y no es única. Puede o no funcionar para otros. Los primeros capítulos me parecieron un desembocadero de quejas de alguien que afirma que la crítica no le importa pero al final le tiene que dedicar muchas páginas. De igual forma, difiero con algunas de sus ideas sobre la escuela, me parece que pese a lo cerrada que pueda ser, al final termina aportando una disciplina así como un conjunto de habilidades que serán muy útiles para el escritor, desde el simple hecho de aprender a leer y escribir hasta la comprensión de textos y técnicas de estudio. Tampoco me parece que el ejercicio o la salud vaya siempre de la mano con la labor del escritor, hay varios escritores que en definitiva no siguen este patrón.

De las cosas con las que si estoy de acuerdo es que el escribir debe hacerse hasta cierto grado para uno mismo siempre. Uno siempre será el primer lector (y con suerte también el mejor crítico). En mi caso, con frecuencia regreso a releer mis entradas para revivir recuerdos o descubrir cómo he cambiado mis ideas, en ese sentido me doy por satisfecho incluso en entradas que son muy poco leídas. Aún así supongo que en determinado momento uno tiene que voltear a ver a los demás y encontrar ese punto donde uno sigue disfrutando de escribir y ha encontrado un grupo de lectores que disfrutan de tu estilo. En el aspecto de la interacción social tenemos a un escritor que prefiere la soledad y vivir alejado de los reflectores, algo que también me hace sentir muy identificado.

Entretenido mas no indispensable. Este libro es producto de la necesidad de Murakami de poner por escrito sus reflexiones que rodean su trabajo como escritor. Las ha escrito de manera espontánea a lo largo de varios años. Es un conjunto de temas que ya ha dicho en otros lados y no pretende convertirse en un manual. Es “algo personal” y “casi egoísta” dice él. Pero si a alguien le sirve le alegraría mucho.

Estándar
Ciencia y tecnología

Ovejas

—Es un carnero especial. Un carnero muy especial. Quiero encontrarlo y, para ello, necesito tu ayuda.

El pasado 22 de febrero, el día que terminaba de leer La Caza del Carnero Salvaje de Haruki Murakami, se cumplían 20 años del anuncio de la oveja Dolly, el primer mamífero clonado a partir de una célula adulta. En realidad, Dolly había ‘nacido’ el 5 de julio de 1996 pero hubo que esperar algunos meses para confirmar que el resultado había sido un éxito.

Un carnero muy especial

Antes de escribir un poco sobre Dolly y su clonación, les platicaré un poco de algunos detalles históricos interesantes que menciona Murakami sobre cómo llegaron las ovejas a Japón. Las ovejas domésticas se cree que surgieron en Mesopotamia y han acompañado a la humanidad ya por varios miles de años. A Japón, según se describe en la novela de Murakami, fueron introducidas durante la época Ansei (1854-1860). Antes de esa época la mayoría de los japoneses no habían visto jamás una oveja, pero parecer ser que gracias al zodiaco chino, el animal resultaba relativamente popular al menos en dibujo, aunque es probable que no estuvieran seguros exactamente de qué animal se trataba. Pese a los intentos gubernamentales que siguieron para tratar de impulsar las crianza de ovejas, estas nunca acabaron siendo relevantes y tampoco rentables. Al final la carne y la lana terminaron por importarse de otras naciones. Un extracto más:

Lo que quiero remarcar son dos puntos: que antes de los últimos años del sogunato Tokugawa*, en Japón no existía ni una sola oveja, y que, a partir de entonces, el Gobierno censó estrictamente cada oveja importada.

[…]

A eso hay que añadir que el linaje en las ovejas es tan importante como en los caballos de carreras, así que es fácil rastrear el origen de casi todas las ovejas que hay en Japón. O sea, son animales que están totalmente controlados. También se pueden comprobar todos los cruces de razas. No existe contrabando, porque no hay ningún curioso que se plantee introducir ovejas de forma ilegal en el país. En cuanto a las razas, prácticamente todas las que hay son southdown, merina, cotswold, oveja china, shropshire, corriedale, cheviot, romanov, frisona del este, border leicester, romney marsh, lincoln, dorset horn y suffolk.

Murakami, Haruki. La caza del carnero salvaje (Spanish Edition) (Kindle Locations 1606-1608). Grupo Planeta. Kindle Edition.

*El shogunato Tokugawa fue un gobierno militar en Japón que concluyó en 1867.

Estas curiosidades cobran sentido en la novela porque el argumento consiste en buscar un enigmático carnero con una mancha de nacimiento en forma de estrella y con un don muy especial. Al más puro estilo detectivesco, el animal se convierte en objeto del deseo y el descubrimiento en una carrera contra el tiempo. Puedes escuchar más detalles en este video de pjorge.

Otra oveja especial

dolly_face_closeup

En la vida real, allá en 1997, la oveja Dolly también se convirtió en estrella y objeto del deseo cuando fue anunciada. El santo grial de la inmortalidad en forma de clones nunca antes había sonado tan real y la idea de llevarlo a cabo en seres humanos parecía tan solo cuestión de tiempo. Aquel clon era especial. Si bien desde 1958 John Gurdon ya había clonado ranas y en los años siguientes siguió una carpa, un ratón, vacas, cerdos, pollos y ovejas, lo que hizo relevante a Dolly fue el procedimiento: la Transferencia Nuclear de Células Somáticas (SCNT por sus siglas en inglés).

A diferencia de los métodos anteriores, la SCNT no usaba células embrionarias y tampoco material genético extra de otro animal. En su lugar solo requería de un óvulo joven (oocito) y una célula madura de cualquier tipo del animal a clonar. En el caso de Dolly, esta última célula, que suministró todo el material genético, provino del tejido glandular mamario de una oveja que ya ni siquiera estaba viva. Al óvulo se le extrae su núcleo y luego se le “engaña” insertándole otro núcleo que proviene de una célula adulta del animal que se va a clonar. Luego, a través de estímulos eléctricos se induce la división celular que resultará en la producción de un embrión con el 100% del mismo material genético que el animal original. Este óvulo activado se inserta por último en el útero de una oveja. Aunque platicado parezca fácil, no lo es. Dolly fue el intento número 277 del procedimiento. Repito, se estaba usando una célula diferenciada o especializada, es decir, que ya tenía asignado un papel como por ejemplo conformar tejido óseo, neuronal o muscular, para generar una copia idéntica del ser vivo original.

Un bache en el camino

Entre las muchas objeciones que surgieron respecto a la clonación, durante los siguientes años hubo una que particularmente generó mucho impacto: el cuerpo de Dolly se deterioró rápidamente y murió a los 6 años y medio, muy joven para su especie. De hecho, tuvo que ser sacrificada debido a que tenía cáncer pulmonar. No faltaron las voces que de inmediato proclamaron que aquello era un claro castigo divino ante el blasfemo intento de jugar a ser dioses.

El tiempo terminó dejando claro que el cáncer de Dolly estaba más conectado con una infección de un retrovirus que con su condición como clon. Otras ovejas, compañeras de Dolly en la misma manada pero gestadas de forma natural habían corrido el mismo trágico destino. Pero el envejecimiento prematuro era real y estaba de alguna manera conectado a la clonación. Parecía como si al utilizar el núcleo diferenciado de una célula de otro ser vivo, este portaba no solo la información genética del individuo original sino también su edad. Este curioso detalle parecía tener respaldo en los análisis que revelaron que los telómeros de Dolly estaban acortados. Los telómeros, los extremos de los cromosomas, no solo juegan un papel muy importante en la división celular sino que también parecen limitarla a manera de un “reloj biológico”. Aquí una explicación más detallada.

Sin embargo, en los años posteriores a la clonación de Dolly se efectuaron más clonaciones siguiendo el mismo procedimiento que arrojaron resultados confusos. Algunos revelaron que las clonaciones podían producir animales tan saludables como los gestados de forma natural. Tal fue el caso de otros clones de Dolly que se produjeron utilizando el mismo material genético. Hasta julio de 2016, cuatro de estas ovejas habían completado los 9 años de edad en perfecto estado. Otros estudios, por otro lado, siguieron revelando signos de envejecimiento prematuro muy ligados al acortamiento de los telómeros. Algunos incluso sugieren que el acortamiento puede estar ligado al tipo de tejido celular que se utilice para la clonación. ¿Cómo asegurar entonces una clonación donde el reloj biológico también se reinicie? No existe un respuesta aún definitiva. Como afirma el profesor José Cibelli, “parece existir un mecanismo natural incorporado a los óvulos que es capaz de rejuvenecer una célula. Todavía no sabemos qué es, pero está ahí”.

Los estudios no han terminado y aún hay destellos de iluminación. Por ejemplo, a la par de la clonación, están las investigaciones respecto a las células madre. Estas células aún no están diferenciadas y se les llama pluripotentes porque tienen el potencial de generar cualquier otro tejido. El tremendo interés en ellas se debe a su potencial en la medicina, pues ofrecen la posibilidad de ser utilizarlas para regenerar y reparar tejidos. Pues bien, en 2006 un grupo encabezado por el doctor Shin’ya Yamanaka logró reprogramar células ya diferenciadas para convertirse en células madre pluripotenciales. Esto resultó en gran alivio para la comunidad científica pues anteriormente la mayoría de la “materia prima” para obtener células madre provenían de un solo lugar: los embriones. Las implicaciones éticas y la controversia generada obviamente eran enormes. Para conseguir “inducir” la pluripotencia en estas células diferenciadas, Yamanaka se valió de 4 genes que se toman de una célula madre y que ayudan a des-diferenciar las celulas. ¿Qué tiene que ver esto con la clonación? Pues que según los estudios más recientes, este procedimiento no reinicia el reloj biológico a nivel celular. Algo falta todavía. A 20 años de Dolly aún seguimos en la apasionante búsqueda.

Estándar
Libros

Underground – Sarín, sectas y fanatismo

Underground

Underground nos lleva a la faceta de Haruki Murakami como periodista, quien atraído por el ataque de gas sarín en el metro de Tokio en 1995 a manos de la secta Aum Shinrikyo y su líder Shoko Asahara, se dedicó a hacer un trabajo de investigación de más de un año basado en entrevistas de personas que vivieron el ataque en las que pidió que narrasen su experiencia y la forma en cómo aquel suceso había cambiado sus vidas.

El libro se publicó en Japón en 1997 y un año después Murakami publicó en una revista una segunda porción complementaria basada en entrevistas con miembros y ex miembros de la secta. La publicación del libro en otros idiomas incluyó entonces ambas partes. La traducción al español nos llega un poco ‘tarde pero segura’, gracias, en gran parte, al éxito internacional del autor.

Luego de leer el libro, quisiera iniciar explicando la forma en que actúa el gas sarín. De manera muy simple, podría resumir que es como un ‘insecticida’ pero para humanos, y seguramente todos hemos visto lo que sucede cuando disparamos un poco de este a mosquitos, moscas, cucarachas, etcétera. La explicación un poco más larga implica describir cómo trabajan nuestros músculos.

Podemos dividir el trabajo de mover un músculo como un proceso de dos pasos: contracción y relajación. En el primero, las terminaciones nerviosas envían una señal a las células con una sustancia química llamada acetilcolina que actúa como mensajera. Al recibir el mensaje, los músculos se mueven, se contraen. Después de contraerse, viene la segunda etapa donde entra en juego una segunda sustancia, la encima de la colinesterasa, que neutraliza el mensaje de la acetilcolina, y relaja o prepara a los músculos para la siguiente acción. El proceso se repite así una y otra vez.

El sarín, un agente nervioso incoloro e inodoro creado en laboratorios porque no se encuentra de manera natural en el ambiente, inhibe el trabajo de la colinesterasa, es decir, la sustancia involucrada en el segundo paso de mover un músculo, la relajación, y ya se podrán dar una idea de lo que eso implica para un ser humano. Porque ¿dónde tenemos músculos? o mejor dicho ¿dónde NO? Hasta en nuestros ojos, en las pupilas, hay dos músculos que controlan su apertura. Por ello uno de los primeros síntomas de envenenamiento por sarín son las pupilas contraídas (esto sucede de forma natural en el ojo cuando se expone a un ambiente con mucha luz, las pupilas se hacen chiquitas para dejar entrar una menor cantidad). El envenenado comienza a ver todo obscuro. Los siguientes síntomas son cientos de veces más peligrosos, mortales. Los músculos de las extremidades comienzan a dejar de responder y a sufrir espamos. Lo mismo sucede con los músculos encargados de la respiración lo que frecuentemente conduce a la muerte por asfixia.

La mañana de el lunes 20 de marzo de 1995, un día antes del comienzo de la primavera, cinco hombres, todos en diferentes puntos, todos miembros del movimiento religioso Aum Shinrikyo (Verdad Suprema), se introdujeron como pasajeros a vagones del metro de Tokio con bolsas de plástico llenas de sarín mezclado con acetonitrilo para ralentizar la evaporación y envueltas en periódicos. De manera casi sincronizada, perforaron las bolsas con las puntiagudas puntas de paraguas y abandonaron apresuradamente el lugar. Los vagones siguieron avanzando mientras el gas se evaporaba dejando literalmente una estela de muerte. Aunque varios pasajeros comenzaron a sentir los síntomas casi de inmediato, tardaron algunos minutos en darse cuenta que se trataba de algo realmente grave. El gas, aspirado, en contacto con la piel y ojos o adherido a la ropa, comenzó sus estragos. El resultado fue terrible, alrededor de 6000 personas resultaron afectadas en mayor o menor grado, la policía y los servicios de emergencia así como los hospitales fueron claramente rebasados. Trece personas murieron, una cantidad relativamente baja dada la magnitud del suceso. Aún así hubo sobrevivientes con graves secuelas y efectos irreversibles, tal como deja ver las entrevistas en “Underground”, físicamente, la salud de muchos de ellos no regresó a su total normalidad. Mental y psicológicamente el daño, el trauma, también quedó marcado en varios de ellos.

Ataque con gas sarín en Tokio

Me gusta el trabajo de las entrevistas de Murakami. Aunque se trata de transcripciones, en algunas partes el texto tuvo que ser adaptado y luego pasar por un proceso de revisión y aprobación de los entrevistados. En esa etapa incluso algunos decidieron que su entrevista fuera removida. Murakami respetó la voluntad de los participantes. Fue un largo trabajo y muchas de ellas son emotivas. Hay dos que personalmente me conmovieron mucho. La primera es la Shizuko Akashi quien quedó en estado vegetativo durante algún tiempo y cuando milagrosamente despertó, tuvo que iniciar un largo proceso de rehabilitación el cuál seguramente se extenderá por el resto de su vida. El cambio de vida se extiende a su familia, en especial su hermano, quien ahora no solo tiene que hacerse responsable de su familia, sino también del cuidado de su hermana a quien tiene que visitar cada 2 días en el hospital. Todo producto de lo que él llama con justa razón, una “panda de imbéciles”. El segundo relato es el de Yoshiko Wada, quien perdió a su marido, Eiji Wada, en el atentado a pocos días que de dar a luz a su primera hija. Su relato es desgarrador, pero también es un relato de valentía y esperanza. Mientras lo leía resultaba inevitable preguntarme ¿qué habría hecho yo en su lugar?

Posterior a las entrevistas, Murakami expresa sus reflexiones alrededor de aquel suceso, el porqué no solo desde la perspectiva de la secta Aum, sino con Japón, con el país, con la sociedad. No se trató de un acto “excepcional y sin sentido cometido por un grupo de dementes”. La gente que perpetró los ataques ni siquiera venía de clases bajas o poseía poca educación, sino todo lo contrario, uno era doctor, tres tenían estudios superiores en física y el quinto había estudiado Inteligencia Artificial en la universidad. ¿Qué lleva a gente con este perfil a involucrarse con un movimiento disparatado que pretende conectar el cristianismo, el budismo, el yoga y los libros de Nostradamus? ¿Porqué a pesar de las evidencias de que Aum estaba ligado a otros atentados previos al de 1995, sus miembros no desistieron?

Para intentar contestar estas preguntas, Murakami parte de algunos comentarios de Theodore Kaczynski, el famoso “Unabomber“, el cual planteaba en sus escritos que todos como individuos pretendemos alcanzar una autonomía personal, sin embargo, el sistema, las sociedades, están organizadas para ejercer presión sobre los que no encajan en él. Son “enfermos” que deben “curar”. Para estos “antisociales” se dispara un bucle retroalimentado. La presión del sistema se convierte en una confirmación del modo de proceder del individuo, una respuesta que lo lleva a continuar y volverse más radical. Japón y su cultura serían un ejemplo muy cercano a este sistema, se distinguen por alabar el trabajo en equipo y aplastar la individualidad.

El defecto en este razonamiento es pensar en términos de un autonomía absoluta la cual no existe. Más bien el individuo debe lograr un equilibrio entre autonomía y dependencia. Cuando no se logra ese equilibrio, algunos individuos pretenden compensarlo estableciendo un sistema propio contra el ya establecido. Murakami supone que eso fue lo que le sucedió a Shoko Asahara al fundar Aum en un intento de superar una serie de vicisitudes personales. Luego llegaron los adeptos. Estos no libraban batallas personales contra el sistema sino que gracias al carisma y a una narrativa “chapucera” (el conjunto de creencias) que Asahara les vendió, se dejaron engullir y asimilaron su lucha. En Asahara y Aum hallaron consuelo y a alguien que se ocupaba de ellos en todo aspecto, inclusive el tener que pensar. “Depositaron sus valiosas individualidades bajo llave y cerrojo de ese ‘banco espiritual’ llamado Shoko Asahara”. Una vez bajo ese estado, no fue muy complicado que los adeptos cooperaran para llevar a cabo los deseos de Asahara, incluso sabiendo y estando convencidos, según confesaron algunos en sus juicios, que lo que estaban haciendo estaba mal e iba en contra de su voluntad.

“¿Teníamos nosotros una narrativa lo suficientemente potente para anular el efecto del sinsentido de Asahara?”, pregunta Murakami y afirma que esa fue la tarea que debió haber hecho la sociedad japonesa, ofrecer una narrativa más viable en lugar de simplemente reír ante “alimento de lunáticos”. Luego apunta su mira a los sistemas en vigencia, los sistemas que nos rigen y consideramos superiores, a quienes también les hemos cedido algo de nuestro “Yo” a cambio de una “narrativa”.  “¿Es la narrativa que poseemos real y ciertamente nuestra? Los sueños que tenemos, ¿son nuestros de verdad? ¿No serán visiones de otros que antes o después podrían convertirse en pesadillas?”

Actualmente, tanto Asahara como varios de los perpetradores se encuentran en prisión cumpliendo condenas de por vida y algunos de ellos, Asahara incluido, están sentenciados a muerte aunque sus ejecuciones se han ido posponiendo. Mientras tanto, la secta de Aum Shinrikyo ahora con el nombre de Aleph continua en funcionamiento aunque bajo una estricta vigilancia del gobierno. El temor persiste, nadie quiere ver repetida un tragedia parecida ni en Japón ni en ningún otro país. Esta preocupación nos concierne a todos.

Underground. Haruki Murakami. Editorial Tusquets 2014.

Estándar
Entretenimiento, Libros

Libros Leídos Segundo Semestre 2013

El segundo semestre no fue de lo mejor en cuanto a leer libros. En total fueron 7. Mis dos mayores obstáculos: 1) Rayuela, que se convirtió en todo un reto y 2) Netflix, porque me clavé mucho con las series y alguna que otra película. En otras noticias, sigo teniendo muy abandonado el blog y aunque me gustaría que eso cambie, en realidad no sé que haré con el este 2014. Como anécdota, hace poco un compañero de trabajo me dijo “Intenté leer tu entrada de Hannah Arendt, pero me aburrió”. Al principio me molestó porque creo que nos hemos vuelto flojos para leer largos artículos y no sé qué tanto Internet haya contribuido a eso y además comparada con otros artículos o entradas de otros blogs mi entrada realmente no resulta extensa. Sin embargo, decidí tomarlo con filosofía y edité la entrada para hacerla un poco más corta.

En fin, después de eso paso a los libros

1. El guardian entre el centeno

J.D. Salinger

El libro generó mucha controversia y aún más luego de que el asesino de Lennon lo citara como fuente de inspiración. En mi caso, lo leí porque me lo recomendó mi amigo Gonzalo y porque se supone tiene cierto parecido con el estilo de Murakami. Aunque me resultó entretenida y fácil de leer, no encontré nada espectacular o extraordinario. Quizá si nos situamos en 1951, cuando fue publicado, podemos pensar que si trataba temas aún considerados fuertes o delicados.

El protagonista, Holden Caulfield, es un antihéroe asqueado de la sociedad y con el deseo de cambiarla a su modo que se encamina a la frustración de no poder conseguirlo. “Lo que distingue al hombre inmaduro es que aspira a morir noblemente por una causa, mientras que el hombre maduro aspira a vivir humildemente por ella” le dice el profesor Atolini y luego añade: “Entre otras cosas, verás que no eres el primero quien la conducta humana ha confundido, asustado, y hasta asqueado.[…] Son muchos los hombres que han sufrido moral y espiritualmente del mismo modo que tú ahora”. Es fácil sentirse identificado con esas palabras.

2. Historia de un crimen perfecto

Mikel Santiago

Mikel Santiago es un escritor español bastante nuevo que ha conseguido cierta fama distribuyendo sus novelas en forma digital. Esta me parece que la conseguí gratis en Kindle. Se trata de una novela muy corta que se lee en unas 2 horas. Sencilla y entretenida, relata la historia de Eric Rot, un hombre de origen humilde que gracias a su dedicación y entrega ocupa una importante posición en la compañia de la familia Fitzwilliams. Sin embargo, toda su estabilidad se viene abajo cuando conoce y se enamora de la hija de su jefe.

3. Fantasmas

Chuck Palahniuk

Atrevido y escandaloso, Palahniuk saltó a la fama con “The Fight Club” y su adaptación al cine. “Fantasmas” tiene fama de ser un libro perturbador y retorcido como su autor. Un grupo de escritores amateur se inscriben para participar en un retiro temporal de artistas en un viejo teatro abandonado donde se supone que el aislamiento les ayudará a dar origen a las narraciones más terribles y espantosas (muy al estilo la reunión en Villa Diodati de Lord Byron y los Shelley que daría como resultado la novela de Frankenstein). Privados de su libertad y víctimas de sus propias ambiciones y obsesiones van quedándose poco a poco sin los bienes más básicos. Su existencia comienza a volverse más obscura y sus relatos también. Todo es una trampa del señor Whittier, el organizador que funge como dios en ese teatro que a la vez se convierte en un arquetipo del mundo y nuestra sociedad víctima del capitalismo y sus vicios. El único propósito es sufrir y morir.

La historia comienza bien,intercalados a intervalos regulares se incluyen los cuentos que van relatando los personajes y aparte de “Tripas” (el fragmento más conocido porque supuestamente causó algunos desmayos en lecturas públicas) hay otros que son perversamente creativos y originales. Desafortunadamente se vuelve cansada y aburrida, con un final flojo que no termina de convencer.

4. Los años de peregrinación del chico sin color

Haruki Murakami

Murakami siempre será para mi un deleite y este libro, su más reciente, lo leí en 4 días. Hay que admitir que se siente un sabor a Tokio Blues (Norwegian Wood) y que Murakami vuelve a los mismos temas recurrentes que pueden resultar ya un tanto aburridos: el chico treintañero, la música jugando parte importante, el relato de sexo ‘raro’, el toque fantástico, el recorrido para encontrar ‘la verdad’ y el final con incógnitas no resueltas.

La historia gira en torno a Tsukuru Tazaki, un ingeniero de treinta y seis años que vive en Tokio que cuando comienza a salir con Sara, se siente atraído, pero ciertas cuestiones le generan conflicto en su relación. Estas tienen que ver con un suceso que le ocurrió dieciseis años atrás en su juventud, cuando en su época de la universidad sus cuatro mejores amigos – Aka, Ao, Shiro y Kuro – decidieron cortar su amistad bruscamente sin dar explicación. Aunque doloroso, logró sobreponerse. Ahora, con la idea de sanar definitivamente la herida y continuar su relación con Sara, Tsukuru emprende una búsqueda para averiguar qué es lo que sucedió exactamente. Es una historia sobre encontrar tu lugar en el mundo.

5. Historias de developers

Varios

Otro libro gratuito de Kindle, en esta ocasión recomendación de mi compañero de trabajo Efrén. Se trata de una colección de 26 artículos o historias un tanto técnicas de y para gente de “sistemas”. Definitivamente solo para developers. Me parece que la mayoría, si no es que todos, es gente que trabaja o trabajó para Telefónica, la empresa de telefonía móvil española y entonces puede dar una visión diferente a la típica versión norteamericana.

6. Guerra Mundial Z. Una historia oral de la guerra zombie

Max Brooks

Es posible que sea Max Brooks quien ofrezca uno de los relatos más creíbles y realistas sobre zombies. En mi visita a San Francisco ya se hablaba de su primer libro, “Zombi – Guía de supervivencia” y vaya que hubo gente que se lo tomó en serio.

Guerra Mundial Z es una especie de continuación de aquel manual. En vez de ser un relato continuo, la novela esta formada por un conjunto de relatos, supuestas entrevistas, de los supervivientes de distintas partes del mundo ordenadas en forma secuencial en la historia del tiempo desde los primeros brotes, pasando por la epidemia, la crisis y la reorganización de los humanos para combatir a los zombies y asegurar su erradicación. Son solo fragmentos donde uno tiene que rellenar los huecos y ejercer su imaginación.

Max Brooks nos inserta con maestría en las implicaciones sociales, políticas, militares y ecológicas que una epidemia y guerra de semejantes características podría conllevar. Al final como opinión personal creo que después de leer el libro considero aún más improbable que la humanidad se enfrente alguna vez a ese cataclismo. Aún así, el relato es sumamente absorbente. Poca justicia le viene a hacer el filme llevado a los cines que solo le robó el título, uno que otro personaje y las mínimas ideas para un guión muy alejado del libro y con un resultado bastante mediocre.

7. Rayuela

Julio Cortázar

Tengo una relación de amor/odio con Rayuela, aunque admito que mi odio ya ha disminuido mucho. Durante mi “via crucis” personal para leerla, mismo que inicié en julio y se extendió por 6 meses, hubo al menos 5 personas, amistades, que me dijeron que nunca terminaron de leerla. Yo no quería ser otro más y aunque a veces tuve que darle pausas de días y hasta meses al final conseguí terminarla.

Como historia, podría simplemente resumirla como el relato de alguien volviéndose loco. Y ese alguien es Horacio Oliveira, un argentino culto del que conoceremos parte de su vida en dos grandes secciones en las que se divide el libro mas una tercera que se vuelve opcional. La primera sección ocurre en Francia con su novia La Maga y sus amigos del Club de la Serpiente, la segunda sección ocurre en Argentina con Horacio de regreso y conviviendo con Traveler y su esposa Talita.

Pero más que la historia, lo importante es todo lo que la rodea, más que el fondo es la forma. Durante el recorrido de las páginas el lector se encontrará con un variante estilo de la prosa y con un Cortázar que no duda en tomarse todas las libertades para reinventar la novela. Para empezar hay al menos 2 o 3 formas diferentes de leerla, una de ellas implica seguir un tablero brincando por capítulos haciendo una autoreferencia a la Rayuela (en México este juego de infancia es más conocido como “El Avioncito“), con frecuencia las referencias parecen no tener un sentido, propósito o razón, a veces nos toparemos con juegos de raras o inexistentes palabras y otras con fragmentos en francés o inglés.  En otros casos hay párrafos numerados (quizá sugiriendo otra posible lectura) y una narración que en realidad son dos que se deben leer alternando renglones. Es la incoherencia narrativa de la que tanto parece hablar uno de los personajes, Morelli, que es un escritor disgustado por los lectores-hembra que prefieren los relatos digeridos y poco retadores.

Rayuela me parece un libro obligado al menos para el hispanohablante que anhela dedicarse a la escritura. Cortázar tiene bien ganado con este el género de la “anti novela”, es decir, una extensión de la novela hacia otras posibilidades. Algunos lo juzgarán de brillante y otros de demasiado pretencioso, pero no puede pasar desapercibido. Rayuela se convierte en una novela de culto que no dejará de encerrar cierto misterio y  que da para generar interminables críticas y controversias, seguirá fascinando y aburriendo a actuales y nuevas generaciones por igual, aún luego de 50 años de escrita.

Estándar
Libros

Libros Leídos Primer Semestre 2013

Siguiendo con mi meta de leer libros a continuación la lista de este semestre. En total leí 14 libros, un promedio de 2 por mes. Básicamente la estrategia sigue siendo la misma: leer en el transporte y otro tanto los fines de semana. Como esta entrada ha quedado demasiado larga (y eso que intenté reducirla al máximo), no sé si conservaré el ritmo de publicar cada 6 meses, quizá tenga que hacerla cada 3 o menos.

1. Baila, Baila, Baila

Haruki Murakami

La historia gira entorno a la idea de que “todo esta conectado” (así al estilo Cloud Atlas) y el protagonista tiene que intentar desenmarañar ese conjunto de sucesos que comienzan a pasarle y lo quieren conducir a algo. Solo así podrá cerrar una etapa de su pasado y darle pie a una nueva. Hay en varias partes una crítica hacia el capitalismo y sus vicios que también disfruté mucho.
El final es muy al estilo Murakami dejando siempre incógnitas abiertas aunque esta vez me parece que la historia cierra más perfecta y contundente que en otros casos. A estas alturas, después de leer casi todo su repertorio traducido hasta ahora al español, me gustó aunque se sienten muy parecida a otras de sus historias.

2. Purga

Sofi Oksanen

Purga vino de un comentario de Oscar Reyes (@OscarRyz). Ganó el premio a mejor novela del año en varios concursos de literatura europeos y es el tercer libro de Sofi Oksanen, una joven escritora finlandesa.

Concebida originalmente como una obra de teatro, Purga nos narra el encuentro de dos mujeres de distintas generaciones unidas con un pasado común. Zara, la más joven, huye de la mafia rusa y la explotación sexual. Aliide Truu, la anciana, vive en Estonia y ha sido parte de los acontecimientos que han moldeado al país desde poco antes de la Segunda Guerra Mundial hasta la independencia de Estonia. Estonia curiosamente es uno de los países que por  hallarse “de paso” entre Alemania y Rusia, vivió trágicos episodios de ocupación alternada entre sovieticos y alemanes y donde era fácil convertirse en héroe o traidor de la noche a la mañana. Aunque el inicio puede resultar un tanto confuso, poco a poco la historia mejora y el final se va volviendo casi predecible aunque aún sabe conservar algunas sorpresas. La lectura también se enriquece por detalles históricos poco conocidos donde se llega a hacer referencia a las deportaciones a Siberia lo mismo que la catástrofe de Chérnobil. Sin duda un buen libro.

3. Como una ola

Gonzálo Segundo

Esta es la primera novela que escribe mi amigo @gonzalosegundo_ y que esperovengan muchas más. Es una historia muy simple, de fácil lectura pero entretenida. Nos cuenta la historia de 4 mujeres ubicadas en alguna costa de México en algún punto del siglo pasado y sus vivencias con respecto al amor.

4. Criptonomicón I: El Código Enigma

Neal Stephenson

Un libro definitivamente para geeks y amantes del género de la ficción. Llegué a el gracias a otro gran amigo, @rodrigo_salado y pese a que puede resultar un poco complicado, definitivamente tiene con que atraparte. Aquí hay 2 historias, la primera con Lawrence Waterhouse, un matemático en plena Segunda Guerra Mundial trabajando al lado de nada menos que Alan Turing, descifrando mensajes ocultos del enemigo.  La segunda a finales de los años 90’s en pleno boom de Internet y las startups y con Randy Waterhouse, el nieto de Lawrence, un brillante criptohacker que crea una empresa con base en Filipinas montando un paraíso de datos que ha de convertirse en el mayor exponente de la libertad informática: la Cripta.
Este es el primero de 3 volúmenes y las cosas al final quedan a medias pero muy bien dispuestas para el siguiente tomo. Desafortunadamente no he logrado conseguir los otros dos. El tono de la escritura es retador e inteligente lo cual me gusta bastante. La traducción, aunque llena de palabras “españolas” es sin duda un excelente trabajo del gran Pedro Jorge.

5. Después del terremoto

Haruki Murakami

Seis relatos donde el terremoto que asoló a Kobe, Japón en 1995 tiene cierta relevancia. He de confirmar con este libro que las historias cortas de Murakami no me terminan de gustar. No son malas pero tampoco memorables. El terremoto también en la mayoria viene a ser un mero pretexto, un evento incidental que no cobra mayor relevancia.

6. After Dark

Haruki Murakami

Esta me gustó aunque de nuevo la sentí incompleta. Sin embargo esta novela si tiene ciertas peculiaridades comparada con el resto de la obra de Murakami. El relato es lineal y el tiempo es muy marcado,  todo ocurre en una noche en un periodo de unas 9 o 10 horas (las horas son marcadas en cada capítulo con un reloj como si se tratase del título del capítulo). Hay un narrador omnipresente que todo lo veo y se hace manifiesto mucho más que en cualquier otra novela del autor.

La historia es curiosa, tenemos a Mari leyendo en un restaurant a altas horas de la noche cuando se encuentra con Takahashi, un viejo amigo de su hermana (aún enamorado de ella) y comienzan a platicar. Simultáneamente en otro punto de paralelo, no sabemos si real, imaginario o metafórico, la hermana de Mari descansa dormida sobre una cama mientras de una televisión un personaje malévolo la comienza a acechar.

7. Vampiros

Jacobo Siruela

Interesante antología de relatos sobre vampiros repasando sus orígenes y evolución a lo largo de la historia. El prólogo hace una amplia y detallada presentación de los relatos contenidos en el libro. En lo particular, este es mi primer libro sobre vampiros y me gustó mucho, especialmente porque desvela los orígenes de estas historias y el significado detrás de la figura del vampiro (el cual al final de cuentas dice mucho acerca de los deseos de la humanidad a lo largo de los siglos).

También es curioso como la literatura de terror como género ha ido cambiando, las primeras historias sobresalen por el manejo del estilo de escritura muy elegante sin generar demasiado terror mientras que conforme avanza las historias parecen ir subiendo de intensidad y se vuelven más explícitas aunque aún perdura un buen manejo del miedo psicológico. Un libro que vale la pena para quien quiera adentrarse a este género.

8. Criadas y señoras

Kathryn Stockett

Criadas y Señoras (The Help) entró de inmediato a mi lista de películas favoritas así que esperaba con muchas ganas poder leer la novela en la cual se inspira la película. Para quien aún no lo sabe, la historia se ubica en los años 60 en Misisipi, Estados Unidos donde aún predominaban reglas de segregación por raza y donde muchas mujeres negras servían como criadas en casas de blancos. Será aquí donde “Skeeter”, una joven blanca y universitaria decide darle voz a estas mujeres discriminadas escribiendo un libro con las vivencias de ellas sin saber que están a punto de desatar una tormenta.

Tanto el filme como el libro valen la pena aunque he de admitir que prefiero quedarme con la versión “rosa” que nos cuenta la película. El libro, derrumba un poco el encanto del filme al mostrarnos una versión más realista con personajes más humanos que guardan caras buenas y malas y eso es a la vez, lo rescatable. Veremos a una Skeeter que se transforma y convence gradualmente de lo que esta haciendo, las criadas negras también son “racistas” a su manera y en general todo personaje tiene un lado obscuro que la película no muestra pero que al final aporta mucho para el que quiere más de la historia. Muy recomendable.

9. El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas

Haruki Murakami

Inteligente historia que con válida razón aparece entra las favoritas de los fans de Murakami. En cierta semejanza con 1Q84, corren 2 historias a la par y se cuentan alternando los capítulos. Una ocurre en una ciudad llamada “el fin del mundo” y la otra en un Tokio del futuro llamado “el país de las maravillas”. Con el tiempo descubrimos que “el fin del mundo” es en realidad un mundo que ocurre en la conciencia del mismo personaje principal que vive en “el país de las maravillas”, es decir, el mundo real (quizá le perciba cierto sabor a Matrix). Y todo el embrollo se debe a que en el mundo real el protagonista es un informático y sobreviviente de un programa de experimentación sobre manipulación de la conciencia. En el mundo mental el protagonista intenta escapar de la ciudad mientras que en el mundo real el protagonista intenta escapar dos bandos que lo están persiguiendo como objetivo valioso.

Con esta novela he concluido la lectura de todos los libros de Murakami que se han traducido al español hasta ahora y me parece que ha sido una excelente conclusión hasta que llegue la próxima traducción, que será probablemente “El descolorido Tsukuru Tasaki y el año de su peregrinación”.

10. Watchmen

Alan Moore

Seguramente la mejor novela gráfica de Alan Moore, el excéntrico escritor que negó todo apoyo a la versión que se llevó al cine.

Para quien a estas alturas desconozca de qué va la historia, se trata de una realidad alternativa ubicada en los años ochentas. Cuarenta años atrás algunos hombres y mujeres tomaron la justicia en sus manos disfrazados de superheroes, se les llamó Los Vigilantes. Veinte años atrás, en 1960, un accidente nuclear produjo un superhumano conocido como el Dr. Manhattan con superpoderes que incluyen manejar la energía de la materia a su antojo. Para fortuna de EU, este personaje está de su lado en medio de la Guerra Fría, aunque esto solo ha elevado la tensión a un punto crítico que algunos temen culmine en una guerra nuclear entre Estados Unidos y la Unión Soviética. En medio de ese temor,  los Vigilantes han sido prohibidos por el gobierno y la mayoría se ha retirado a excepción de algunos que trabajan como agentes para el gobierno y otros que actúan en la ilegalidad. Uno de estos ilegales, Rorschach, descubre un complot para darle muerte a todos los Vigilantes y comienza a advertirlos. En la búsqueda de encontrar al autor del plan descubre que todo se trata de una conspiración mayor que tendrá efectos mundiales.

Historia obscura y llena de realismo, Watchmen explora de forma interesante la condición humana y su perversión ante el poder. Una de sus frases más emblemáticas “¿Quién vigila a los vigilantes?” resumen en gran medida el dilema principal que Moore maneja con maestría sin perder la atención de expectador, guardando sorpresas hasta el final y no particularmente finales felices. Un comic que aparte del entretenimiento puede brindar muchas otras horas de reflexión y debate.

Por cierto, debo añadir que luego de leer el comic, la película al menos visualmente me sigue pareciendo exquisita. Si bien las ilustraciones, producto del ilustrador Dave Gibbons y el colorista John Higgins, no tienen desperdicio, estamos hablando de un comic de los años 80´s (1986 y 1987 para ser exactos) y el paso del tiempo ha dejado huella haciéndolos sentir un tanto viejos y descoloridos en comparación con los comics actuales. En conclusión muy recomendable leer el comic y de paso ver la película.

11. El Artesano

Richard Sennett

A El Artesano, llegué de nuevo gracias a una recomendación, en este caso de mi estimado Isaac Ruiz (@rugi). El libro llegó en un momento oportuno porque en la vida de todo programador siempre habrá momentos donde se búsque un poco de combustible para la inspiración y la motivación en nuestros trabajos.

Aunque a este libro le dedicaré un post completo, por ahora puedo adelantar que cambió mucho mi tradicional percepción del artesano para darme cuenta que el término en realidad se extiende a casi toda profesión de la actualidad, incluyendo por supuesto la labor del programador donde incluso el término “artesano/artesanía de software” tiene artículos extensos y muy desarrollados. Una de las definiciones que me gustó para artesano es la que dice que es una persona que se encuentra en un punto medio entre el obrero y el artista. Si bien trabaja como el obrero para generar un bien o un servicio, no se limita a hacer su trabajo como un robot. Tiene y explota su creatividad como el artista, pero su ego es mucho menor que este último que suele ser más individualista en sus logros.

Es esta habilidad como artesanos la que le añade el valor a nuestro trabajo y la que a final de cuentas puede salvarnos de ser reemplazados con el tiempo por máquinas. También es esta actitud, esta mentalidad la que puede darle sentido y satisfacción a lo que hacemos. Sennett explorar muchas otras cosas como las habilidades y herramientas del artesano. También promueve fomentar esta visión en nuestros negocios y modelos de trabajo de la actualidad y de hecho parece que aún desarrolla aún más estas ideas en otros 2 libros que completarán la trilogía, el segundo ya ha sido publicado y se llama “Juntos. Rituales, placeres y política de cooperación” mientras que el tercero y último aún se está cocinando. Completamente recomendable.

12. La Sombra

John Katzenbach

Este libro no estaba en mis planes leerlo pero me lo prestó una compañera del trabajo y aproveché. El autor se volvió famoso por su novela “El Psicoanalista” y básicamente ha publicado otras varias novelas siguiendo con el mismo thriller psicológico lleno de pistas y asesinatos.

De lectura muy fácil, nos cuenta la historia de un asesino de la Segunda Guerra Mundial, un traidor judío que colaboraba con la Gestapo delatando a otros judíos para condenarlos a los campos de extermino. Ahora este asesino a quien daban por muerto, ha regresado en Miami y esta dando muerte hábilmente a judíos refugiados y sobrevivientes de aquellos sucesos. Dos detectives, uno viejo, retirado y envuelto en una profunda depresión , el otro joven e impulsivo, se dan a la tarea de buscar al escurridizo asesino antes de que complete su lista de víctimas.

13. Diario de Oaxaca: Mexico

Peter Kuper

Peter Kuper es un caricaturista estadounidense que decidió venir con su esposa y su pequeña hija a Oaxaca, México en el año 2006 en una especie de año sabático a fin de descansar y alejarse del clima político de su país. Lo que no imaginaba es que justamente ese año estallaría en Oaxaca uno de los eventos más violentos del país en los años recientes. Maestros del SNTE se manifestaron contra el gobernador Ulises Ruiz para exigir mejorar en salarios y educación y ante la falta de respuestas las manifestaciones fueron tornándose más violentas y el gobierno respondió de igual manera cobrándose la vida de más de 20 personas y golpeando gravemente el turismo y la economía de la ciudad.

Peter Kuper hace un relato gráfico de lo que vivió, de sus opiniones, percepciones y puntos de vista, los puntos de vista de un observador extranjero. El libro establece contrastes entre la belleza y riqueza del estado que nunca pasa desapercibida y las condiciones sociopolíticas tan desanimadoras que han persistido por tanto tiempo hasta nuestros días. Kuper regresó en 2008 a Nueva York, a su país. Las últimas páginas tienen un sabor de nostalgia, un extranjero más que ha sucumbido a los encantos de este extraño país llamado México.

14. La Física del Futuro

Michio Kaku

Michio Kaku es uno de los físicos teóricos que ha estado detrás de la famosa y controvertida Teoría de Cuerdas. Sin embargo, a diferencia de otros científicos que prefieren vivir alejados de las multitudes, Kaku se ha vuelto mundialmente famoso como divulgador de la ciencia (hace 2 años estuvo en Campus Party México).
Con esas credenciales, Kaku se da a la tarea de aventurarse en el futuro y lo que viene en los próximos 100 años. No es el primero ni el último, las películas y las novelas lo hacen todos los días. A todos nos gusta especular, imaginar y teorizar sobre el futuro y lo que veremos. Algunas cosas sabemos que llegarán pero no sabemos cuándo. Para marcar una diferencia ello en Kaku se respalda en entrevistas con la gente de ciencia, en proyectos en desarrollo, en prototipos ya funcionales. Aún así no puede evitar salirse por la tangente en algunas prediciones demasiado arriesgadas o bien toparse con algunas contradicciones. El último capítulo es un cuento, una hipotética visión de lo que será un día de vida en el 2100 que a mi gusto resulta pobre y un tanto absurda.
De las reflexiones más interesantes que obtuve es que el mayor limitante de lo que veremos en el futuro no tiene que ver con conocimiento, materiales u algún otra barrera del campo de la ciencia. La mayor barrera es la económica y resulta increíble que el dinero tiene un valor subjetivo resulte ser la mayor barrera. Los costos de instalaciones, equipos y laboratorios son enormes.  Algunos proyectos sencillamente se mueren por esa razón o se les considera inviables. Aún más, como sociedad no sabemos si serán esos problemas de dinero, más que las hambres, la sobrepoblación o las enfermedades las que acabarán limitando seriamente nuestras posibilidades de llegar a ese futuro mágico y asombroso que se nos pinta para el 2100.
Estándar
Libros, Peliculas

Libros leídos – Segundo semestre 2012

Desde el 2011 me propuse leer más y es algo que he cumplido y vengo haciendo regularmente. Ahora comparto un poco las reseñas de lo que he leído.  Aunque me encantaría hacer una reseña o entrada por cada libro, el tiempo no me lo permite, así que voy a intentar escribir este documento cada seis meses haciendo una breve recopilación y crítica de las lecturas. Muchas de ellas también están en Goodreads, aplicación a la que me he hecho fan en vista de la necesidad de llevar un seguimiento de mis lecturas.

Books I read 2012 2nd half year

Sigue leyendo

Estándar
Entretenimiento, Libros, Peliculas

Tokio Blues – Norwegian Wood

– Eres un buen chico. Mirándote me he dado cuenta. En los siete años que llevo aquí he visto ir y venir a mucha gente.  Así que lo sé. Hay dos tipos de personas: los que son capaces de abrir su corazón a los demás y los que no. Tú te cuentas entre los primeros. Puedes abrir tu corazón siempre y cuando quieras hacerlo.
– ¿Y qué sucede cuando lo abres?
– Que te curas -afirmó.

Norwegian Wood

Aunque Norwegian Wood es quizá la novela más lenta y plana que he leído de Murakami, aún así vale la pena. No hay tramas misteriosas ni giros inesperados, solo recuerdos de una juventud llena de pérdidas y complicaciones amorosas. No hay malos y buenos, solo personas tan reales como nosotros. Sigue leyendo

Estándar